MONTAÑERA INGLESA

Confirmada la muerte de la inglesa desaparecida en Benasque en 2020

Los restos encontrados hace días en el Pirineo francés coinciden con los de la montañera inglesa de 37 años, según ha comunicado su familia

ARAGÓN NOTICIAS /
La montañera desaparecida, Esther Dingley (Facebook de LBT Global).
icono foto La montañera desaparecida, Esther Dingley (Facebook de LBT Global).

Familiares de la montañera inglesa Esther Dingley, desaparecida en Benasque el pasado mes de noviembre, han emitido este viernes un comunicado, a través de la asociación de personas desaparecidas que colaboraba en su caso, para confirmar que los restos óseos encontrados hace días en el Pirineo francés pertenecen a la joven de 37 años, oriunda del condado inglés de Durham.

En el comunicado, difundido a través de la cuenta de Facebook de LBT Global, se recogen las palabras de la madre de Esther y de su pareja, Ría Bryant. "Hemos recibido la confirmación de ADN de que uno de los huesos encontrados la semana pasada pertenece a Esther", detallan en el escrito.

"Todos hemos sabido desde hace muchos meses que la oportunidad que tendríamos de volver a abrazar a nuestra querida Esther, de sentir su mano cálida en la nuestra, de ver su hermosa sonrisa y de ver la habitación iluminarse de nuevo cuando llegara era pequeña, pero con esta confirmación la pequeña esperanza se ha desvanecido", lamentan ambos.

Asimismo, señalan que la investigación sobre las circunstancias que rodean la muerte de Esther Dingley todavía está en una fase inicial y las actualizaciones al respecto serán publicadas a través de LBT Global a medida que estén disponibles. 

Desaparecida desde noviembre

La excursionista inglesa desapareció el 22 de noviembre de 2020, cuando hacía un recorrido circular por el pico de la Salvaguarda, en el Valle de Benasque.  

Desde ese momento, tanto la policía española como la gendarmería francesa han peinado la zona para intentar encontrar pistas sobre su paradero, un objetivo que hace varios días consiguieron cuando encontraron varios restos óseos en el puerto de la Glera, en el límite entre España y Francia, al norte del valle de Benasque. Tras realizar el examen genético de ADN, la familia ha confirmado este viernes que dichos restos corresponden a los de Esther Dingley.