COVID-19

La pandemia pasa una factura multimillonaria en gastos sanitarios y ERTE

Las suspensiones temporales de empleo han costado al Estado más de 290 millones de euros. Solo en productos sanitarios sin receta se invierten tres millones

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Fachada de una oficina del Instituto Aragonés de Empleo (INAEM).

En el último año, 150.000 aragoneses han estado en situación de ERTE a causa de la pandemia por COVID-19. Estas suspensiones temporales de empleo han supuesto a las arcas del Estado más de 290 millones de euros, mientras que las prestaciones por cese o limitación de actividad de los autónomos han superado los 125 millones de euros.

Una de las afectadas por los ceses temporales es la propietaria de la agencia de viajes Vial (Zaragoza), Conchi Villalba, que trabaja como autónoma junto a su socia desde hace ocho años. Este pasado 2020 han facturado un 90% menos respecto a años anteriores, y confía en las ayudas prometidas por las Administraciones y en la vacunación general de la población para que vuelvan a producirse viajes. 

"La mutua nos paga un 70% de la base por la que cotizamos, pero es a costa de nuestro paro. Si no llegan las ayudas, llegará un momento en que no vamos a tener remanente", explica Villalba. La agencia también cuenta con tres trabajadores más, dos de ellos en ERTE. 

Una cama en UCI cuesta 2.000 euros al día

Otra de las grandes partidas de gasto ha sido la relacionada con el ámbito sanitario. El gasto farmacéutico mensual de principios activos destinados exclusivamente a pacientes con COVID-19 asciende a 450.000 euros, y el realizado en productos sanitarios sin receta como: mascarillas, guantes, batas, jeringas o equipos de ventilación, ronda un total de tres millones de euros. 

En Aragón, la ocupación de una cama en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por un paciente con coronavirus cuesta una media de 2.000 euros diarios, y en planta está alrededor de los 950. Por otro lado, las contrataciones de sustituciones y refuerzos de personal suponen de media alrededor de ocho millones de euros al mes, según los datos proporcionados por el Ejecutivo aragonés.