Publicidad
AGRICULTURA

Los regantes del Matarraña adelantan un mes y medio la campaña para afrontar la sequía

La coordinación entre agricultores del Bajo Aragón es básica para lograr la máxima eficiencia con el agua

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Una zona de frutales de Maella en pleno regadío

Otros años, los regantes del cauce bajo del Matarraña, en el Bajo Aragón, comenzaban la campaña a finales de junio, pero esta vez, la sequía ha hecho que los agricultores hayan tenido que abrir las tajaderas mes y medio antes de lo habitual para no perder los frutos de los árboles. Con este panorama y para no desperdiciar una gota de agua la coordinación es fundamental. 

Con el cauce del río bajo mínimos, y a la espera de que se produzca una suelta del agua embalsada en Pena, que está al 70% de capacidad, las opciones para regar en la zona se limitan a las dos balsas que se construyeron hace más de una década, la de Valcomuna y la Trapa, recuerda el vicepresidente de la Asociación de Regantes de Maella, Antonio Tudó. Dos balsas que actualmente están prácticamente están llenas gracias a las precipitaciones del invierno.

Su concurso es fundamental y asegura el regadío para este año, pero, si no hay precipitaciones, lo que vaya a pasar en el futuro ya no está tan claro. Estos días la tierra está completamente seca en los campos de Maella, en pleno clareo del melocotón, y urge humedecerla, dicen los agricultores, para que los frutales no se echen a perder.

En total, cerca de 100 agricultores de Fabara y Nonaspe se nutren de su agua para regar los frutales y viñedos. Es fundamental que exista una conexión entre todos los agricultores para maximizar el caudal que se desembalsa. José Miguel Roc es uno de ellos. Asegura que la coordinación es fundamental. No importa si es de día o de noche. Cuando un compañero cierra su tajadera, el siguiente tiene que estar atento para abrir la suya. Y para ello, aclara este agricultor, un grupo de WhatsApp y las llamadas de teléfono juegan un papel imprescindible para no entorpecer el camino natural que sigue el agua entre campos.