ANÁLISIS

El porqué de la crisis en Ceuta. Intereses comerciales y tensión internacional

El conflicto migratorio se explica desde los motivos económicos y un mapa geopolítico marcado por el conflicto permanente

ARAGÓN NOTICIAS /
Pulsa para ampliar

¿Qué está pasando en Ceuta y por qué está sucediendo ahora? Para entenderlo mejor, se lo hemos preguntado a Javier Jiménez Olmos, miembro de la Fundación Seminario de Investigación para la Paz y doctor en Paz y Seguridad Internacional. "Para resumirlo, empieza en el proceso de descolonización que España hace en el año 1975, un proceso inacabado", explica. "Recordemos 'la marcha verde'. Los que tenemos ya cierta edad, esto lo tenemos muy presente. Marruecos utilizó a las personas para invadir el territorio del Sahara Occidental", afirma.

"Desde entonces, el Frente Polisario -una organización que defiende la independencia del Sahara Occidental- está luchando para conseguir la independencia, hecho que no se ha logrado a pesar de que Naciones Unidas ha dicho en una resolución que había que hacer un referéndum para la autodeterminación del pueblo saharaui. Marruecos se niega a eso, mantiene el territorio invadido militarmente e incluso lo ha colonizado", dice.

Intereses comerciales

Dos palabras clave: fosfatos y pesca, como explica el experto. "El territorio saharaui es un desierto en el que hay una riqueza mineral, que son los fosfatos, que supone una gran parte de la producción mundial, y eso es muy codiciado". Los fosfatos se aprovechan para la agricultura, fertilizantes, e incluso para la alimentación o biocombustibles. Es aquí donde vienen los intereses comerciales. "Marruecos necesita los fosfatos y la pesca, y los caladeros del Sahara Occidental son también muy ricos en pesca", añade.

La comunidad internacional

Este conflicto no afecta solo a Marruecos ni al Sahara Occidental, sino que, como hemos visto, hay muchos intereses de gran importancia que configuran el tablero geopolítico. "Antes de que Trump perdiera las elecciones, Estados Unidos le dijo a Marruecos: "Si tú reconoces y entablas relaciones con Israel, yo reconozco el Sahara Occidental como propiedad de Marruecos", algo que ha envalentonado al rey Mohamed VI porque se creía que iba a ser secundado por la Unión Europea, pero se encontró con el primer obstáculo que fue Alemania", relata Olmos, porque Merkel no lo aceptó y puso por delante las resoluciones de Naciones Unidas.

La postura de España

En este contexto, ¿qué postura ha adoptado España? "No se ha definido, como siempre, porque, con Marruecos, tenemos unas relaciones muy delicadas y estamos muy condicionados por Ceuta y Melilla, por las Canarias, por la migración, por el control del terrorismo o de la droga... Por eso, se tiene que tratar con mucha prudencia", afirma el doctor en Paz y Seguridad Internacional.

"Lo que ha hecho estos días el Rey de Marruecos es decir: "Si usted me causa algún trastorno de algo que yo creo que no me conviene, no necesito tanques ni aviones, yo le invado Ceuta y Melilla como hice con 'la marcha verde', con gente, porque sé que usted -España- es un país democrático y no va utilizar no los cañones, ni los aviones, ni los tanques para bombardear a la gente", y ese es el chantaje que hacen los países como Marruecos, con grandes deficiencias democráticas, por no decir que es, casi, una dictadura", concluye Javier Jiménez Olmos, en el programa 'Despierta Aragón' de Aragón Radio.

Audios

Las claves de la crisis en Ceuta, en menos de dos minutos
Descargar

Audios

Las claves de la crisis en Ceuta, en menos de dos minutos
Descargar