DESCONFINAMIENTO

Primer día desconfinados en Jaca y la zona de salud de Sádaba

La localidad oscense ha reducido su incidencia acumulada en más de 200 puntos en el último mes, lo que ha permitido el levantamiento de medidas. La zona de salud del munipio cincovillés también ha rebajado su incidencia, por debajo del centenar

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Plaza de la Catedral de Jaca (Huesca).

El municipio oscense de Jaca y la zona de salud de la localidad zaragozana de Sádaba están oficialmente desconfinados desde la pasada medianoche. Ambas localidades llevaban bajo cierre perimetral desde el día 1 de mayo, cuando el Gobierno de Aragón decretó el cierre ante el aumento de contagios de COVID-19. A principio de mes, Jaca arrojaba una incidencia acumulada de 267 casos por cada 100.000 habitantes, cuando la media de Aragón se situaba en 144. Situación distinta de la actual. Este viernes, la capital de la comarca de la Jacetania sumaba 68 casos por cada 100.000 habitantes, situándose en un nivel de riesgo bajo. En el caso de Sádaba, la incidencia acumulada es de 93 casos por 100.000 habitantes. 

Los vecinos de Jaca viven este sábado sus primeras horas libres del confinamiento, lo que para algunos vecinos es una "muy buena noticia". "Jaca estaba desierta. Ojalá venga ya mucha gente, que hace mucha falta", señala una vecina, en alusión a la falta de visitantes, que a estas alturas del año suelen llegar hasta la localidad y alrededores. Sobre todo turistas del País Vasco y Navarra. "A ver si no volvemos a lo de antes. Yo llevo siete meses sin trabajar", lamenta otra jacetana. 

La localidad oscense es uno de los enclaves mayoritarios de segundas residencias en la Comunidad. "Aprovechando que han abierto, hemos venido a la casa a pasar unos días", dice un propietario. El sector hotelero de la ciudad también celebra el levantamiento de las medidas, y confían en que el próximo fin de semana comiencen a llegar los primeros turistas. "Yo creo que a la gente ya le ha pillado con poco tiempo para hacer sus previsiones, pero esta mañana, un poquito de llamadas de cara al fin de semana que viene sí que hay", comenta Susana Viñao desde el Hotel El Acebo.

Una situación en la que también se encuentran comerciantes como Pilar Azor, quien espera que a partir de este sábado "se anime todo" para que la temporada estival sea "buena". Algo que también espera Julián Martín, en el Asador Casa Martín: "Ahora al desconfinarnos, por lo menos tenemos hasta las 11 de la noche para dar alguna cena, porque en España esto de cenar a las ocho es un poco difícil".