DESDE EL 15 DE OCTUBRE

Italia exigirá el pasaporte COVID-19 a todos los trabajadores públicos y privados

La medida afecta a 23 millones de personas, que tienen poco menos de un mes para vacunarse o hacerse PCR periódicas

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Vacunación contra la COVID-19 en Nápoles (Italia).

La decisión del gobierno italiano de obligar, a partir del 15 de octubre, a los trabajadores públicos y privados a tener el pasaporte sanitario, el primero de Europa en hacerlo, siembra las dudas en cómo se aplicará en las grandes empresas y la reacción de los trabajadores.Hay millones de personas mayores de 30 años que aún no han sido vacunadas.

La primera reacción de los trabajadores que no han querido vacunarse ha sido de rabia. "Me dejaré el sueldo en test, no me pienso vacunar", explica Jasmine, empleada en un bar que "tiene miedo" a la vacuna y que, explica, tampoco la obligación "me lo va a quitar", observa indignada. 

El certificado que se va a exigir, válido digital o en papel, demuestra que alguien ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, ha pasado la enfermedad o se ha sometido a una prueba con resultado negativo en las horas previas a mostrarlo, periodo que se ampliará hasta las 72 horas, frente a las 48 actuales.

A pesar de las reticencias de una parte de la población, un reciente sondeo apunta a que cerca del 75% de los italianos -casi el 75% de la población por encima de los 12 años ya ha sido vacunada- se mostraba de acuerdo con la obligación del certificado sanitario contra la COVID-19.

El objetivo: proteger la reactivación de la economía

Con la medida aprobada este jueves en el Consejo de Ministros, el presidente del Gobierno, Mario Draghi, consigue evitar imponer la vacunación obligatoria, con la que él estaba de acuerdo, pero que habría acarreado problemas constitucionales y creado una ruptura con sus socios de la Liga.

La nueva medida busca evitar que se produzcan brotes importantes de la enfermedad que conllevarían nuevos cierres que serían letales para una economía que parece recuperarse -las estimaciones señalan que el PIB crecerá en torno al 6% en el conjunto del 2021, frente a la caída del 8,9% del 2020- por lo que "esta iniciativa también va en la dirección de proteger esta reactivación", ha asegurado Draghi.