Publicidad
POBLACIÓN ASENTADA

Monzón, Zuera y Huesca: las pequeñas Ucrania de Aragón

Los tres municipios concentran los mayores porcentajes de ucranianos como población extranjera en la Comunidad

MAR BURGUEÑO /
Monzón ha abierto un centro de recogida de materiales en ayuda a Ucrania. / Foto: Ayuntamiento de Monzón
icono foto Monzón ha abierto un centro de recogida de materiales en ayuda a Ucrania. / Foto: Ayuntamiento de Monzón

¿Qué une a un país como Ucrania a poblaciones como Monzón, Zuera o Huesca? Los más de 3.300 kilómetros que separan los municipios aragoneses de la capital ucraniana, Kiev, han sido recorridos por familias enteras desde los años 90, en el caso de Monzón, o desde los primeros años de los 2000, en el caso de Zuera. La posibilidad de encontrar un trabajo, cambiar de vida y asentarse en territorio español son algunas de las razones que han encontrado los más de 2.304 habitantes ucranianos que residen en Aragón. En los últimos diez días, la razón para venir a España ha sido bien distinta. La guerra ha obligado a más de un millón de personas a abandonar su país y la Comunidad ha empezado a recibir a los primeros refugiados

Son Monzón, Zuera y Huesca las localidades donde se acumulan los mayores porcentajes de población ucraniana respecto a las distintas nacionalidades residentes en estos lugares. La expansión de una gran empresa dedicada al sector cárnico en Zuera fue el reclamo para muchas familias en busca de un trabajo y de la mejora de sus condiciones laborales.

Desde el Ayuntamiento de Zuera fechan el inicio de la llegada de ucranianos al municipio en 2006, convirtiéndose en la cuarta población extranjera más numerosa. De 1.880 extranjeros, 61 son ucranianos, lo que representa el 3,2%. Por delante se encuentran nacionalidades como la rumana (816), polaca (217) y búlgara (173), lo que evidencia el interés de los países de Europa del este por esta localidad zaragozana. 

"En general son familias y se encuentran muy integradas en el municipio. Suelen venir ya con trabajo, y se ha producido el efecto llamada de unos a otros", explica el alcalde, Luis Zubieta. La franja de edad en los ucranianos residentes en el municipio zaragozano es relativamente joven y va de los 27 a los 45 años, según indican desde el Consistorio zufariense.

La llegada de vecinos ucranianos a Monzón en busca de oportunidades de trabajo comienza a finales de los años 90. Se dedican mayoritariamente al sector del transporte, la industria y la hostelería y en la actualidad cuentan con una relación y vínculos con la tierra aragonesa no solo laborales, sino sociales, emocionales y de amistad, según indica su alcalde, Isaac Claver. 

Punto de recogida de materiales para enviar a Ucrania en Monzón.

A fecha de hoy, ya hay 92 ucranianos empadronados en este municipio oscense y, muchos de ellos ya forman parte de la segunda generación que llegó hasta Aragón hace ya casi 30 años. Un ejemplo de ello es Olekzander Ladyzhenskyy, que a sus 25 años lleva 17 de ellos viviendo en territorio español. "Llegué con mi madre cuando yo tenía ocho años. Mi padre llevaba trabajando más de 20 años como camionero en el extranjero, conoció a otros paisanos que trabajaban en Monzón y se quedó aquí", explica Olekzander. 

"Tengo el corazón dividido entre Ucrania y España"

Pese a llevar más de media vida viviendo en la Comunidad, se siente "con el corazón dividido" entre Ucrania y España, y cuenta que sus amigos le llaman "el ucramaño". Ahora, tiene familiares en el país ucraniano, bombardeado y atacado por las fuerzas rusas, con los que habla de forma diaria. "Por lo menos, así sabemos que están a salvo. Residen en zonas muy bombardeadas, duermen en sótanos y tienen mucho miedo, pero a la vez tienen esperanza en el Ejército ucraniano y en el país para superar lo que está ocurriendo", señala. 

La dramática situación que está sufriendo su país natal la está viviendo "de forma nefasta". "Estoy muy nervioso e incluso he llegado a tener ataques de ansiedad", añade. Para intentar aportar su granito de arena ha organizado, junto al Ayuntamiento de Monzón, Cáritas y Cruz Roja un punto de recogida de materiales en Monzón para enviar ayuda a Ucrania. 

La comunidad ucraniana de Monzón, con una bandera de su país.

Está enfocado a la recogida de ropa, material térmico y de abrigo, enseres de higiene personal, material de primeros auxilios, medicamentos y comida no perecedera. Todos estos productos se enviarán a Barcelona, en coordinación con el consulado de Ucrania, para trasladarlos hasta la frontera con Polonia. Desde el Consistorio han querido apoyar esta iniciativa en solidaridad con una población que supone el 3,3% de sus residentes extranjeros. "Estamos plenamente comprometidos con la comunidad ucraniana", señala el alcalde, Isaac Claver. 

Por su parte, el Ayuntamiento de Huesca, con 191 ucranianos empadronados en la capital oscense, ha reactivado la web cercadeti.huesca.es para que todos los que quieran colaborar y ayudar puedan comunicarlo, lo que facilitará a las entidades sociales la labor de coordinación del voluntariado. También Cáritas de Huesca se está encargando de la recogida de fondos económicos para ayudar a Ucrania, que se destinará a los proyectos de ayuda humanitaria puestos en marcha por Cáritas Ucrania para ayudar a las víctimas del conflicto armado.

Además, están coordinando la llegada de diversas familias que llegan desde el país ucraniano a distintas zonas de Aragón, como Huesca, Zuera, Monzón o Villanueva de Gállego. "Estamos tocando puertas, preparando tres o cuatro casas para alojar a las personas que vengan en pueblos. Así, vamos preparando el terreno para cuando lleguen", explica Agustín Abadías, de la organización oscense. 

Guardado en...

huesca Monzón Zuera Ucrania