ARAGÓN SIN BULOS

Los 'Hateblockers', sanitarios de las redes sociales contra bulos

Unas 40 personas trabajan en la Comunidad para localizar, bloquear y desmentir las informaciones falsas que puedan generar odio

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Un teléfono móvil, en el que están destacadas varias app de redes sociales (EP).

La campaña 'Aragón sin bulos', que inició su andadura en 2020, tiene como objetivo desmontar las falsas creencias y noticias sobre la población inmigrante. En la Comunidad, un total de 40 personas colaboran con la campaña para localizar, bloquear y desmentir las informaciones falsas publicadas en redes sociales que puedan generar odio. Son los llamados 'hateblockers'. Víctor Lafuente, es uno de ellos, además de ser miembro del Consejo Aragonés de la Juventud, donde trabaja con una población vulnerable y de corta edad. 

Lafuente ha puesto el foco sobre la exclusión y las redes sociales: "Nos damos cuenta de que sobre todo en los jóvenes se genera esa exclusión, entre ellos mismos, y no es una exclusión que se quede ahí, sino que además es discriminativa y atacan directamente a ese eslabón que no encaja del todo", ha resaltado.

Además, 'Aragón sin bulos' quiere dar respuesta a interrogantes que pueden generar controversia como: ¿Qué porcentaje de personas migrantes crees que hay en Aragón?, ¿llegan menos ayudas a los aragoneses por las personas migrantes?, o ¿las personas migrantes quitan puestos de trabajo a los aragoneses?

La campaña, puesta en marcha por la Dirección General de Cooperación al Desarrollo e Inmigración, dependiente del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, nos desvela estas y otras cuestiones. En este caso, según 'Aragón sin bulos', las respuestas son que los extranjeros representan el 12,1% del total de la población que hay en Aragón; que el acceso a los derechos sociales es universal y las personas migrantes reciben un poco menos del 19% de las prestaciones; o que más del 40% de la mano de obra necesaria en campañas agrícolas proviene de población inmigrante por falta de recursos humanos. 

Para Fernando Luesia, jefe del Servicio de Inmigración, "tampoco se trata de mitificar a nadie. Es decir, entre la población migrante y la población española tenemos problemas como todo el mundo y tenemos contradicciones como todo el mundo". De lo que se trata, ha destacado Luesia, "es de luchar contra los estereotipos y los prejuicios que tanto influyen en la discriminación".