ATENCIÓN SANITARIA

La situación en el Servet y en el Clínico es ahora "bastante cómoda"

Los gerentes de los centros hospitalarios de referencia en Zaragoza analizan la evolución de la pandemia y se muestran optimistas de cara al futuro

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Luis Callén, gerente del Hospital Miguel Servet, y José Ignacio Barrasa, gerente del Hospital Clínico Lozano Blesa.

Los responsables de los centros hospitalarios Miguel Servet, Luis Callén, y del Hospital Clínico, José Ignacio Barrasa, han coincidido en calificar de "bastante cómoda" la situación que se vive actualmente en las dos referencias zaragozanas. Ambos gerentes han participado esta mañana en el programa 'Buenos Días, Aragón', de Aragón TV, en el que han desglosado la atención sanitaria y ocupación de camas para atender a enfermos de la COVID-19. en sus respectivos centros.

El gerente del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, Luis Callén, ha destacado que en estos momentos hay "18 pacientes COVID-19 ingresados en las plantas de hospitalización convencional y siete pacientes en intensivo. La gráfica de evolución muestra una tendencia claramente descendente a lo largo de las dos-tres últimas semanas". "Ello nos hace ser optimistas de cara al futuro inmediato", ha dicho.

Para José Ignacio Barrasa, gerente del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, la vacuna tiene mucho que ver en esta mejora. "La vacunación está teniendo dos efectos. Menos presión de casos que acuden a urgencias y que la incidencia se está dando en menores de 50 años y son casos leves, con lo que pueden ser dados de alta rápidamente y generan menos ingresos", ha afirmado.

En la actualidad, el Hospital Clínico cuenta con 22 enfermos en planta y "solo" cinco en UCI. "Digo 'solo', porque hemos llegado a tener hasta 37 en algún momento", ha asegurado Barrasa.

El adiós a las mascarillas en exteriores

Ambos gerentes han analizado la medida por la que a partir de este sábado se retira la mascarilla obligatoria en exteriores. "Es algo que la sociedad demanda y que siempre puede dar marcha atrás. Si vemos que los casos aumentan habrá que volver a retomar esa medida", ha apuntado Barrasa. Por su parte, Callén ha pedido "prudencia". "Eso puede llevar a percibir el riesgo como menor al que tenemos en este momento y llevar a algunos imprudentes a tomar actitudes que impliquen mayor riesgo para el contagio". "Yo creo que es importante enfatizar que hay que ser prudentes", ha concluido.

De cara al futuro, el responsable del Hospital Miguel Servet se ha mostrado optimista. "De no mediar un cambio imprevisible, todo hace pensar que el verano va a ser tranquilo. Cuanto más avance la vacunación, mejor irán los hospitales", ha expresado.

Posible sanción por la fiesta ilegal de sanitarios en el hospital

El pasado mes de marzo siete sanitarios organizaron una fiesta ilegal en las instalaciones del Hospital Miguel Servet. El centro abrió entonces una investigación para esclarecer los hechos, una investigación que está en su recta final, ha señalado Callén. "El expediente está en marcha, está siendo instruido, creo que quedan pocos días para que tengamos el resultado. Veremos la propuesta de los instructores para ver qué calificación se le pone a la falta y la sanción propuesta, y entonces procederemos".

El gerente del Servet ha argumentado que esta conducta no puede señalar a toda la profesión: "En el sector hay 9.300 trabajadores. En ese contexto, que siete personas hagan una reunión, cuando lo máximo son seis, queda reducido a una mera anécdota". Pero sí ha reprendido la actitud de los participantes en esta fiesta. "Lo que sí que es cierto -ha precisado- es que faltaron al deber de ejemplaridad que los sanitarios en estas situaciones tenemos con la sociedad. No se puede estar trabajando en sanidad, y sanar a los pacientes por la mañana y por la noche incumplir las normas".