MOVIMIENTOS MIGRATORIOS

Aragoneses en el exterior: el 61%, en Francia, Argentina y el Reino Unido

Más de 47.000 aragoneses residen en el exterior, casi el doble que hace una década. En la mayoría de los casos el éxodo se produce por la búsqueda de empleo cualificado

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Aragoneses en el extranjero en el año 2021

Francia, Argentina y Reino Unido están en el podio de los destinos elegidos por los aragoneses que han decidido vivir en el extranjero. Son 47.445, de los que 19.921 (casi el 61%), están repartidos en estos tres países. La mayoría tiene entre 16 y 64 años. El incremento ha sido notable en la última década: en 2009 eran 25.114 los aragoneses viviendo fuera de España y en este 2021 son casi 20.000 más. 

Esta es una de las conclusiones que se desprenden del último Padrón de españoles residentes en el extranjero (PERE), a 1 de enero de 2021. Este documento, que analiza el perfil demográfico por comunidades autónomas, detalla que en el caso del aragonés el tramo de edad más numeroso es el que va de los 16 a los 64 años, con 26.564 residentes, lo que supone casi el triple que los 9.339 mayores de 65 años o cuatro veces más que los 7.766 que tienen 15 años o menos. 



Analizando los datos de años anteriores, se detecta un incremento constante de salida de aragoneses hacia el extranjero después de la crisis financiera. En 2009, el PERE registró 25.114, un dato que se ha incrementado año a año. En 2011, ya eran 28.938, para incrementarse a 35.427 en 2014 y 39.796 en 2016. Esta tendencia al alza ha continuado en 2018, con 43.669 y llega a 2021 sumando 47.445 residentes de la Comunidad en otros países.  Actualmente, lo que sí es casi similar es el reparto demográfico por sexos y es muy sutil la diferencia entre mujeres, 24.027, y hombres, 23.418. 

Por provincias, 31.943 de los aragoneses que viven en el extranjero están inscritos en la provincia de Zaragoza, 9.786 lo están en Huesca y 5.716, en Teruel. Juntos suman más habitantes que la capital turolense (36.240) y casi que la del alto Aragón(53.956 habitantes).
 

    El país vecino, destino favorito

    La cercanía y los lazos históricos hacen que Europa sea el continente con más aragoneses (23.218, el 48,9%), seguido de América (22.079, el 46,5%), África (939), Asia (852) y Oceanía (357).  Si lo desglosamos por países, son Francia, Argentina y Reino Unido los destinos favoritos de los aragoneses en un Top 10 que cierran Chile (1.693), Venezuela(1.459) y Ecuador (1.430). 


     

    Para la antropóloga de la Universidad de Zaragoza, Carmen Gállego, estos datos ponen dos realidades sobre la mesa. La primera, la de gente joven que sale a otros países, sobre todo europeos -que es una constante acrecentada desde la crisis de 2008- por falta de empleo. Hablamos sobre todo de trabajos cualificados de jóvenes que tienen sus carreras, sus másteres o están formados en la investigación".

    Por otro lado, la realidad histórica de cada país que explicaría por qué Argentina figura en segundo lugar. "Hubo muchos que vinieron a España en los años 60-70, huyendo de la dictadura en muchos casos, y pudieron nacionalizarse consiguiendo ser ciudadanos españoles y argentinos. En los últimos años, ya con edad más avanzada, han visto cómo la crisis los ha devuelto a su lugar de origen. Este mismo fenómeno se daría por ejemplo, en el caso de los ecuatorianos, que hasta hace muy poco era la nacionalidad más más presente en Zaragoza", ha relatado Gállego. 

    "Uno nunca deja de sentirse extranjero"

    Su proximidad geográfica hace de Francia uno de los destinos preferidos por los aragoneses. Es el caso de María Rodríguez, zaragozana residente en París desde hace tres años, que llegó a la capital francesa a raíz de una oportunidad de prácticas y acabó encontrando el empleo que tiene actualmente. Aunque no tiene planes de vuelta a corto plazo, siente que “su casa” está en Zaragoza, lugar al que siempre vuelve cuando puede.

    En Argentina residen de forma habitual 6.294 aragoneses, lo que convierte al país sudamericano en el principal destino fuera de Europa. Allí se mudó desde Zaragoza Pilar Freixas, junto a su pareja. Su trabajo en la multinacional Raona les llevo hasta Buenos Aires, donde llevan algo más de un año viviendo, y donde todavía les queda otro de visado. La pandemia truncó sus planes de viajar y conocer el país, además de cancelar la visita que tenían planeada a sus familiares en Navidad que, finalmente, tuvieron que pasar “en pantalón corto”.

    Reino Unido es el segundo país europeo al que se trasladan más aragoneses, solo superado por el país galo. Las razones laborales fueron las que hicieron desplazarse a Francisco Morandeira a Inglaterra en 2009. Actualmente, lleva seis años trabajando como ingeniero en el Banco Santander en Londres, donde vive con su pareja. “Aquí estamos muy bien, seguiremos unos años más”, cuenta, aunque confiesa que después de 12 años en el país “uno no deja de sentirse extranjero”.

    Al otro lado del océano se trasladó hace un año Paula Martín junto a su familia, cambiando el cierzo por las playas de Virginia Beach, una ciudad costera en el Estado de Virginia (Estados Unidos). Decidieron mudarse para aprovechar una oportunidad laboral que le surgió a su marido y, asegura, que en el año y medio que llevan se han adaptado “súper bien” a la vida americana, de la que destaca es “mucho más tranquila, más fácil que en cualquier ciudad europea o española”. El suyo es un viaje con billete de vuelta y, en apenas un año y medio, volverán a su Zaragoza natal, esa que tanto recuerdan.

    “En enero de este año me vine a vivir a Colonia, porque me enamoré de la ciudad y también del que ahora es mi pareja”, confiesa Carlota Martínez, una joven zaragozana que ha elegido Alemania como lugar en el que fijar su residencia. Como muchos migrantes, su historia comienza con una beca Erasmus para estudiar un año en otro país. Carlota llegó a la ciudad alemana del Rhin para cursar un año de estudios superiores. Confiesa que allí disfruta de un ritmo de vida más pausado, pero eso no compensa "lo mucho" que echa de menos quedar con sus amigos para tomar un vermú bajo el sol, algo poco común en ese país.

    Como ella, Beatriz Martínez, zaragozana de 40 años, llegó a la capital alemana en 2013 tras cursar un doctorado. Ocho años después, todavía reside allí, donde trabaja en la Universidad Libre de Berlín. “Mi marido es músico y, con nuestros trabajos, es complicado pensar en volver”, dice Beatriz, quien no duda a la hora de responder qué es lo que más echa de menos: “A mis sobrinos. Hace un año que no los veo”.

    Vídeos

    Vídeos