EQUIPO ARAGONÉS

"Aprender de un maestro como Saura ha sido un absoluto regalo"

El equipo de 'Goya 3 de mayo', cien por cien aragonés, ha trabajado junto con el director oscense para hacer realidad el proyecto impulsado por la CARTV

ARAGÓN NOTICIAS/J. SAN MARTÍN /

El cortometraje de Carlos Saura 'Goya 3 de mayo', impulsado por Aragón TV y el Gobierno de Aragón, ha contado con un equipo de profesionales cien por cien de la Comunidad. Un sello aragonés que está presente en cada instante del trabajo del director oscense, cuyo rodaje se llevó a cabo en Teruel.

"Siendo un realizador aragonés y, además, trabajando en Aragón TV, participar en este proyecto y poder aprender de un maestro como Saura, ha sido un absoluto regalo". Así resume Saúl Gallego, auxiliar de dirección del cortometraje, su experiencia profesional junto al cineasta oscense y al resto del equipo del rodaje. "Ver cómo trabajaba con el equipo, cómo se relacionaba con el reparto y, a la vez, poder trabajar con compañeros de esta casa y reencontrarme con algunos de los mejores profesionales en Aragón, ha sido una experiencia única".

Pero hay muchos más profesionales que desarrolla su actividad diaria en la televisión autonómica, que han formado parte del grupo de trabajo del cortometraje impulsado por Aragón TV. Cristina Sánchez, del equipo de maquillaje y peluquería asegura que la experiencia junto al director oscense ha sido única: "Nunca habíamos recreado un cuadro para el cine ni habíamos trabajado con Carlos Saura. Es un proyecto muy importante y a todo el equipo nos ha hecho mucha ilusión participar en él".

Cerca de 300 candidatos se presentaron al casting, de los cuales, 50 fueron seleccionados para participar en el corto. José Luis Esteban, actor que encarna al principal protagonista del cuadro, revela una curiosa anécdota que le vincula a Carlos Saura desde hace muchos años. "La vida, cierra los círculos que abrimos, a veces, de una forma inesperada", afirma. "Yo era un jovencísimo aspirante a actor, cuando me enteré que Saura iba a filmar una película que iba a localizarse en Aragón. A mi se me encendió algo por dentro y le escribí una carta llena de ingenuidad y de entusiasmo en la que le decía que me gustaría mucho trabajar con él. Yo no sabía dónde vivía él, así que acudí a la SGAE para que se la entregaran. Evidentemente, la carta nunca llegó".

El director de fotografía, Sergio de Uña, reconoce que ha sido un proyecto muy especial para él. "Lo hemos vivido desde el principio con mucha intensidad, principalmente gracias a la introducción que hizo Jaime Fontán de mi trabajo en este proyecto y gracias a lo fácil que ha sido trabajar con Carlos Saura, porque es una persona que confía plenamente en su equipo y te permite trabajar, siempre bajo su constante supervisión, pero de una forma libre", recuerda. "Esto hubiera sido imposible sin el gran equipo de personas que ha estado detrás, ha sido un hito dentro de mi carrera profesional y una experiencia maravillosa hasta el último momento".

Rubén Blanco, auxiliar de cámara, destacada que, como profesional del audiovisual y también como artista, "es una oportunidad fantástica para poder estar un poquito dentro de la cabeza de un creador como Carlos Saura, alguien que tiene una relevancia absoluta en la cultura española y a quien he estudiado", dice. "Además, ha sido maravilloso volver a formar parte del equipo de cámara con Sergio de Uña, que ha sido mi maestro del audiovisual, junto con amigos a los que admiro profesionalmente, todos, con una voluntad de hacer un trabajo extraordinario, en un proyecto que sabemos que va a ser trascendente".

La compañía aragonesa Entropy Studio está especializada en postproducción y efectos digitales, y antes de este trabajo, ha dejado su sello en producciones como ‘Velvet’, ‘Las chicas del cable’, ‘Eva’, ‘Altamar’, ‘Los últimos de Filipinas’ o ‘Fariña’, entre otras. Su supervisor, Jaime Cebrián, recuerda la experiencia de trabajar con Carlos Saura. "En cuanto vio que podía mover los fondos a tiempo real para que pudiera ver exactamente lo que estaba rodando, se sintió cómodo y la verdad es que fue un gustazo trabajar con él", apunta.

El jefe de producción, Carlos Alonso (Imago Entertainment), pone en valor la decisión de que el rodaje se llevara a cabo en Teruel. "Para nosotros fue un gusto que Jaime Fontán y Gaizka Urresti -productores ejecutivos- quisieran rodar el corto en Teruel, que ahora mismo está en auge en el mundo del cine y, para nosotros, fue un placer poder trabajar con un equipo aragonés, con todos los directores de departamento de aquí de la zona... Hay un talento tremendo en Aragón para hacer cine y estamos muy contentos con cómo quedó el resultado en rodaje", afirma.  Su compañero Fran Muñoz, director de casting, explica "el verdadero reto que supuso encontrar a esos 50 figurantes que hicieran que cobrara vida el cuadro de Goya", comenta. "Lo que buscaba Carlos Saura eran esos personajes que se dividían en cuatro grupos: los soldados franceses, los campesinos, los acompañantes y el grupo de fusilados".

Jorge Fuembuena, encargado de la foto fija, ha plasmado en imágenes el rodaje de este proyecto. "Carlos es amigo mío desde hace 18 años y, para mí, trabajar con él ha sido cumplir un sueño", afirma. "Recuerdo como inolvidable el momento en el que se paralizó el rodaje para que yo pudiera construir una imagen, una especie de representación detenida de ese horror que fueron los fusilamientos del 3 de mayo".

Vídeos

Fotografías

Vídeos

Fotografías