TEMPORADA DE NIEVE

Empleo en las estaciones de esquí: faltan candidatos y experiencia

En los cuatro centros que el Grupo Aramón tiene repartidos en Aragón trabajan casi 1.000 personas

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Telesilla en una estación de esquí.

Las estaciones de esquí están a punto de completar el proceso de selección de las plazas vacantes, pero, dicen, la decisión no siempre es una tarea fácil. La semana que viene esperan tener la plantilla organizada. En total, en los cuatro centros invernales que el Grupo Aramón tiene repartidos en Huesca y Teruel trabajan en plena temporada casi 1.000 personas

"Ofertamos 200 empleos para unos 50 puestos diferentes", afirma el director de recursos humanos del Grupo Aramón, Carlos González. Las candidaturas que han recibido este año, cuenta, "son numerosas". En concreto, 1.600 personas han enviado un currículum y 270 trabajan ya en la puesta en marcha de las estaciones. Ahora, el siguiente paso es formar a los nuevos empleados para el puesto asignado.

En Candanchú, los responsables también están centrados en cubrir los puestos vacantes, porque las instalaciones están casi a punto. De los 150 empleos directos que genera este centro, faltan por incorporar 20. En este caso, reconocen que la dificultad viene sobrevenida por el cierre del año pasado, que obligó a algunos trabajadores a cambiar de sector.

El director de Candanchú, Álvaro Luna, apunta que, "muchas veces", como requisito general "se requiere que dentro del perfil tenga conocimiento de esquí" porque, además de desempeñar su trabajo, "tienen que desplazarse por toda la estación constantemente". Por su parte, en Astún, única estación que abrió la temporada pasada, este año tienen que contratar a siete personas nuevas. En total, el centro da trabajo a 200 empleados. 

Dificultad para encontrar empleados indirectos "cualificados"

La dificultad para encontrar empleados "cualificados" se repite desde hace varios años en sectores indirectos al de la nieve y esta situación, cuentan los empresarios, se ha agravado con la pandemia, aunque, en general, se muestran optimistas para recuperar los niveles de empleo anteriores a la COVID-19.

Un ejemplo es el de Nacho y su socio, quienes hace tres semanas abrieron su nuevo negocio en la Virgen de la Vega (Teruel). Un restaurante para el que no logran completar la plantilla: "Estamos buscando tanto ayudantes de cocina, como pinches de cocina, cocinero, chef, camarero y ayudante de barra, pero desde hace mes y medio no nos ha escrito nadie. O sea, no se han inscrito en la oferta de trabajo", señala Nacho Ruiz, gerente del restaurante Punto de Encuentro.

Asimismo, el presidente de la Asociación Empresarial Gúdar-Javalambre, Juan Carlos Escuder, dice que hay hoteles que abren estos días únicamente los fines de semana, y no entre semana, "por esa carencia de personal".

Una situación que se repite en el Pirineo, con un problema añadido: "Cuando, por fin, tenemos gente que quiere venir a trabajar, el problema es el alojamiento. En estos valles el alojamiento es turístico, entonces tratan igual a un trabajador que a una persona que venga a disfrutar de sus vacaciones", explica Anabel Costas, vicepresidenta de la Asociación de Hostelería de Huesca.

Vídeos

Vídeos