RESERVAS EN ALOJAMIENTOS

El turismo aragonés prevé un agosto con altos niveles de ocupación

La comarca del Matarraña, en Teruel, espera hasta un 90% de actividad este mes. Huesca alcanza el 80% y Zaragoza se queda en un 45%

ARAGÓN NOTICIAS /
Una vista aérea del castillo de Loarre (Huesca). Foto: Turismo de Aragón.
icono foto Una vista aérea del castillo de Loarre (Huesca). Foto: Turismo de Aragón.

Comienza agosto y con él la ocasión por excelencia para el sector turístico en todo el país. Los repuntes de COVID-19 en julio han provocado un aluvión de nuevas restricciones y medidas tomadas por distintas comunidades autónomas con el objetivo de frenar la expansión del virus. Sin embargo, las reservas y la ocupación hotelera en Aragón no se ha visto tan afectada por las temidas cancelaciones y, en algunos puntos de la región, esperan hasta un 90% de ocupación durante este mes. 

Es el caso de la comarca del Matarraña, en Teruel, donde se espera conseguir los mejores números de facturación de toda la provincia. Una zona dirigida a un público con perfil medio-alto, con diversidad de hoteles de entre cuatro y cinco estrellas y un precio medio por habitación de 88 euros, según explica el presidente de Empresarios Turísticos de Teruel, Roche Murciano.

El resto de la provincia también goza de buenas perspectivas para este verano y esperan cerrar la temporada con cifras de ocupación que rondan el 70 y el 80%, hasta conseguir el lleno absoluto los fines de semana. "Las comarcas que mejor están funcionando son el Bajo Aragón, el Maestrazgo y Albarracín, donde el fin de semana se espera hasta un 80% de ocupación este mes. Estamos muy contentos porque las previsiones de agosto son muy buenas", ha expresado el presidente de Empresarios Turísticos.

Respecto a los números de 2020, supone un crecimiento de entre un 5 y un 7% más, según indica Murciano, aunque considera "difícil" acercarse a los datos conseguidos en 2018 y 2019. "Viene más gente de lo que nos pensábamos", cuenta un vecino de Cretas, ubicado en la comarca del Matarraña, en Teruel. "En julio ha habido más gente que el año pasado y en agosto esperamos que vengan aún más personas", indica una hostelera de la zona. 

Huesca, con la mirada puesta en la temporada de invierno

Por otro lado, en la provincia oscense se esperan unos niveles de ocupación que oscilan desde el 75 al 80% y, desde la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Huesca consideran que la cantidad de reservas turísticas es parecida a las conseguidas en 2019. Su presidente, Carmelo Bosque, ve con "optimismo" el cierre de la temporada veraniega pese a la pérdida de las fiestas patronales de la capital, que suponían "un gran tirón".

"Los repuntes de julio nos han matado pero, por suerte, las listas de espera han conseguido que no se noten tanto las cancelaciones. En muchos sitios, en cuanto se cancelaba una reserva, aparecía una nueva gracias a que hay mucha gente que quiere venir al territorio", explica Bosque. Sin embargo, el cocinero y líder de la Asociación también hace un llamamiento para comenzar a trabajar en la temporada de invierno: "Son cinco meses de temporada y necesitamos revitalizar la industria, potenciarla y ponerla en valor para recuperar el invierno", ha afirmado Bosque. 

"Venimos de Zaragoza, tenemos un apartamento aquí desde hace muchos años y disfrutamos mucho de la temperatura y de lo bien que se está en Biescas", cuenta una visitante de la localidad oscense. "Somos de Huesca y venimos a pasar el día por aquí", indica otro. "Venimos a relajarnos, a disfrutar de la tranquilidad y a realizar excursiones", explica un turista en el municipio.

La provincia zaragozana, por su parte, sitúa sus niveles de ocupación en un 45%, lo que supone una pérdida del 30% respecto a los datos recogidos en 2019, con el 20% de su oferta hotelera cerrada. Sin embargo, desde Horeca Hoteles Zaragoza anuncian el repunte de nuevas solicitudes para septiembre, con el comienzo de nuevos eventos de empresas, congresos, ferias y otros eventos culturales.

La provincia también ha comenzado a recibir turistas internacionales, principalmente procedentes de Italia, Alemania y Francia, según ha informado el presidente de Horeca, Antonio Presencio. La estancia media en la capital aragonesa se sitúa en el día y medio, mientras que en el resto de la provincia se registran estancias de siete días de media. "Somos optimistas, sabemos que lo mejor está por llegar, pero también sabemos que lo inesperado puede ocurrir en cualquier momento", concluye Presencio. 

Vídeos

Vídeos