EFECTOS DE LA PANDEMIA

Las residencias comienzan a dar muestras de recuperación

Desde hace seis semanas no se registran fallecidos, gracias a la inmunidad de las vacunas. 1.513 residentes han muerto por COVID-19 en Aragón

ARAGÓN NOTICIAS /

Hace seis semanas que no se registran muertes por COVID-19 en las residencias aragonesas. El sector, uno de los más afectados con 1.512 fallecidos desde el inicio de la pandemia, comienza de esta manera una lenta recuperación gracias a las vacunas. Casi el 100% de los usuarios y trabajadores ya están vacunados. Por eso se han convertido en lugares "más seguros", según asegura Sofía Conches, directora de la Residencia Delicias, ya que tienen "la inmunidad de grupo adquirida". "Se está notando movimiento y parece que la gente se está animando a venir", añade Conches.

El Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) ha sacado este mes 343 plazas, 131 son públicas y 212 son concertadas con el sector privado. Según Paquita Morata, gerente de la Asociación Aragonesa para la Dependencia, reciben una media de siete llamadas al día de personas que buscan información para ingresar.  Morata afirma que "en el ámbito rural, cuesta un poquito más, pero todo empieza a moverse y, además, el sector lo necesita porque económicamente está muy dañado. Ha habido mucho daño a nivel reputacional".

En la residencia Orbea comienzan también a recibir nuevos residentes, exactamente cuatro desde marzo. Según su gerente, Alberto Larraz, de momento lo que sí notan en el último mes es "un aumento considerable de personas que vienen a preguntar acerca de plazas para sus familiares".