FUTURO DEL AUTOMÓVIL

La apuesta del Gobierno para el coche eléctrico contempla 4.295 millones

El objetivo del plan presentado este lunes es que España, segundo fabricante de vehículos de Europa y octavo del mundo, mantenga su liderazgo una vez superada la era de los vehículos de combustión

ARAGÓN NOTICIAS/AGENCIAS /
Cadena de montaje.
icono foto Cadena de montaje.

El Consejo de Ministros aprobará este martes el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del sector de la automoción, que supondrá una inversión pública "histórica" de 4.295 millones de euros, con un importante efecto multiplicador de 19.000 millones entre 2021 y 2023.

Esta iniciativa, que tiene como objetivo la transición hacia el vehículo eléctrico y conectado, contempla un conjunto de actuaciones que han sido presentadas este lunes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien han acompañado en el Palacio de La Moncloa las ministras de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y de Industria, Reyes Maroto, así como representantes de diferentes patronales de la automoción y tecnológicas.

Según Sánchez, entre las inversiones públicas y privadas se sumarán unos 24.000 millones de euros en los próximos años.

Esto servirá para que la aportación de la industria de la automoción al PIB español "salte" al 15 % en 2030, ha afirmado Sánchez, que ha asegurado que esto permitirá también una transformación del país, ya que tendrá un impacto territorial "formidable", en una España que cuenta con 17 fábricas repartidas por diez comunidades autónomas y que impulsarán una gran de red de proveedores (actualmente está formada por unas mil empresas)".

De acuerdo con los datos que ha aportado Sánchez, el PERTE del vehículo eléctrico y conectado va a activar un crecimiento transversal, que además va a mantener la competitividad y el empleo en la industria, al tiempo que va a permitir la formación de unas 150.000 personas en los próximos años.

Objetivo: convertir a España en líder fabricante de vehículos

El objetivo es que España, segundo fabricante de vehículos de Europa y octavo del mundo, a pesar de no contar con ninguna casa matriz, mantenga su liderazgo una vez superada la era de los vehículos de combustión (gasolina y gasóleo).

Entre los aspirantes a participar en el PERTE, se encuentra el proyecto liderado por SEAT (Volkswagen), en el que se hallan presentes otras compañías como Iberdrola o Telefónica, y que, entre otros aspectos, incluye una fábrica de baterías en Martorell (Barcelona).

No obstante y según el Ejecutivo, han expresado su interés en la puesta en marcha del PERTE empresas, patronales y asociaciones de toda la cadena de valor de la automoción, desde fabricantes de vehículos, a productores de componentes o vendedores.