PROGRAMA OBJETIVO

El movimiento 'heavy' todavía resiste en Aragón

De los 20 establecimientos especializados en música 'metal' que había en la ciudad, hoy solo sobreviven tres, pero cuentan con clientes muy fieles

ARAGÓN NOTICIAS /
La Comunidad todavía cuenta con zonas frecuentadas por 'heavies'.
icono foto La Comunidad todavía cuenta con zonas frecuentadas por 'heavies'.

Zaragoza se convirtió en una ciudad referente del movimiento heavy metal en la España de los años 80. Hubo un tiempo en el que eran los amos de la calle. Las guitarras rompían la barrera del sonido en La Romareda o en La Plaza de Toros. Y en una veintena de bares únicos sonaban los últimos éxitos del metal más cañero.

El programa 'Objetivo', de Aragón TV, recuerda este sábado los mejores momentos que se vivieron en la capital aragonesa y habla con algunos de sus protagonistas.

Aquellos chavales que se comían el mundo con 16 años ahora tienen 50, pero resisten. La mayoría de ellos aseguran haber vivido muy buenos momentos, en los que convivieron con un ambiente donde había "gente maja" y "buen rollo".

Los bares zaragozanos, grandes templos a nivel nacional

Utopía, Infiernos, Tritri, Trilogy, Scalibur, Asgard, TNT, Cráneo, Veneno... Eran 20 los establecimientos especializados en música metal que había en la ciudad. Hoy solo sobreviven tres.

Entrar ahora en el mítico bar Infiernos Rock Sisters es como cruzar el túnel del tiempo. Resiste gracias a la labor de Eva Rozas. "Después de que esta zona cayera en picado, tuvimos la oportunidad entre cuatro socias de coger el bar. Siempre había comentado con mis amigas que me gustaría tener el Infiernos porque estuve muchísimos años viniendo por las tardes, como la mayoría de la gente a la que le gustaba el heavy", explica. José Antonio Armero, pinchadiscos del local, todavía se acuerda de las colas que había para entrar en el Infiernos a las seis de la tarde. Algo que ahora, dice, es "utópico". 

Los más veteranos cuentan leyendas: "Yo recuerdo en los años 90 que veníamos y había un ambiente espectacular. Creo que era la mejor zona que había en Zaragoza", asegura uno de los habituales de la época. "Me acuerdo de ir en grupo mucha gente y casi no caber en los bares. Estar en un sitio y prácticamente no poder moverte", recuerda otro. "El heavy está aguantando. Es verdad que no está de moda, pero los heavies son muy fieles", asegura otro aficionado.

Otro bar donde este tipo de música sigue sonando en directo es el Utopía, el primero en abrir sus puertas en la zona heavy allá por 1981. Nuestroctubre, uno de los grupos de Zaragoza con más proyección y que han llevado su Metal Core por toda España, es uno de los habituales.

"Esto lo hacemos porque nos gusta, porque nos hace felices y nos llena de satisfacción. Si tuviéramos la oportunidad de dedicarnos a esto de manera profesional sería un sueño cumplido", afirma Víctor Iglesias, su cantante. 

"Procuramos echar una mano a las bandas que están iniciando. Están dejándose la piel por luchar por su sueño e intentamos que tengan un sitio donde empezar a hacer carretera y sumar experiencia", asegura el propietario del local, Iván Jorge.

Otro pub que pervive es el Trilogy, un lugar de encuentro de los más veteranos y fieles.

Conciertos grabados en la retina

Los conciertos de aquella Zaragoza Heavy Metal quedan para la historia. Héctor Herrero, promotor musical, considera que los tiempos han cambiado: “No tenemos a unos Iron Maiden, no tenemos a unos Metallica como cuando vinieron a la Romareda. Ahora, única y exclusivamente, nos la jugamos los pequeños promotores que traemos grupos. De hecho, traigo desde Los Ángeles a Omem, una banda muy conocida, o a Nervosa, brasileña".

Tiendas donde no falta ni un detalle

En la céntrica calle Mariano Barbasán, también aguanta una de las pocas tiendas especializadas en el heavy en España, Leyenda Rock. Arturo Gracia, su dueño, explica que País Vasco, Navarra, Soria o Cataluña son las zonas de donde más clientes llegan. "Te puedes ir de aquí vestido de los pies a la cabeza, desde calcetines a zapatillas o ropa interior", matiza.

Tiempos gloriosos también en Huesca

Sin embargo, no solo Zaragoza cuenta con resistencia heavy. En la capital oscense se mantiene el Bolinga, último bastión. Abierto desde 1984, todavía reúne a aquellos que vivieron tiempos gloriosos. Algunos de sus clientes recuerdan a Jesús & XII, el grupo que llegó a lo más alto en aquella época. Giraron por toda España como teloneros de Mago de Oz y saborearon las mieles del éxito.

Emma Escartín, cantante de este grupo reconoce que fue “una pasada, una maravilla, una emoción”. Y describe, así, aquellos años: “Pudimos vivir de cerca lo que es un grupo de verdad. Éramos aficionados, teníamos mucha ilusión y nuestros fines de semana de la juventud fueron dedicados al grupo".

Pero, sin duda, el grupo aragonés que triunfó en toda España fue Pedro Botero, que sacó temas como 'Me falta el aire'. Rubén Bartolomé y Nano, dos de sus integrantes cuentan: "Con el transcurso de los años nos dimos cuenta de que habíamos estado allí, en todo lo alto. Entonces, solo íbamos a pasarlo bien. Teníamos plena confianza de que cuando íbamos a hacer un concierto teníamos un público seguro, que era de Casetas, y luego nos encontrábamos con la respuesta de la gente, que era multitudinaria... Y todo el mundo se sabía las canciones".

40 años después han vuelto a los escenarios, aunque saben que aquellos tiempos ya no volverán. "Hemos vivido la mejor época del heavy metal en Zaragoza, en España y en Europa", concluyen.