NUEVAS LEYES

El Gobierno aprueba que las pensiones vuelvan a ligarse a la inflación

El Consejo de Ministros también da el visto bueno al proyecto de ley del "solo sí es sí" que define el concepto de consentimiento expreso y acaba con la distinción entre abuso y violación

ARAGÓN NOTICIAS /
Reunión del Consejo de Ministros.
icono foto Reunión del Consejo de Ministros.

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el anteproyecto de ley con el primer paquete de medidas consensuadas con patronal y sindicatos para la reforma de pensiones, que volverán a revalorizarse, por ley, según evolucione el Índice de Precios al Consumo (IPC).

El acuerdo, que continuará su recorrido legislativo en el Congreso hasta su previsible entrada en vigor el próximo año, supone derogar el factor de sostenibilidad y da de plazo hasta el mes de noviembre para fijar un nuevo mecanismo que pasará, bien por un reajuste de las pensiones, o por alargar la edad de la jubilación de los nacidos entre 1960 y 1975, según avanzó el ministro Escrivá antes de matizar sus declaraciones. En cualquier caso, está previsto que el nuevo modelo no entre en funcionamiento hasta 2027.

Esta primera pieza de la reforma afecta asimismo a los coeficientes reductores para prejubilaciones e incluye diversas medidas para extender, de forma voluntaria, las carreras laborales con el objetivo de ir acercando la edad real de jubilación a la legal. El objetivo es que, tras la tramitación parlamentaria, todas las medidas estén en vigor en enero de 2022.

"Solo sí es sí" 

El Ejecutivo también ha dado luz verde este martes al proyecto de Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual que modifica el Código Penal para definir el consentimiento expreso y acaba con la distinción entre abuso y violación.

Tras 16 meses de vicisitudes, en las que afloraron las discrepancias en el seno del Gobierno de coalición, la futura ley ampliará en España el concepto de violencia sobre la mujer más allá del ámbito de la pareja o la expareja: toda violencia sexual se considerará violencia machista, como mandata el Convenio de Estambul.

El texto contempla la prevención, atención, sanción, especialización y reparación frente a las violencias sexuales y reconocerá como víctimas a mujeres, niños y niñas, además de que castigará todo tipo de proxenetismo.

Con la nueva legislación, el consentimiento será la pieza clave para juzgar los delitos sexuales y la violación será toda penetración sin consentimiento, sin exigir que concurran violencia o intimidación, como ha demandado el movimiento feminista desde que se produjera la violación grupal de La Manada en 2016. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido en Twitter la aprobación de esta versión del proyecto de ley.  
 


La ley reformará el Código Penal para indicar que "solo se entenderá que hay consentimiento cuando se haya manifestado libremente, mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona".

"De esta manera España da cumplimiento al Convenio de Estambul sobre la máxima del solo sí es sí, dejando claro que el silencio o la pasividad no significa consentimiento y que no mostrar oposición no puede ser excusa para actuar en contra de la voluntad de la víctima", ha destacado la ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.