Publicidad
POLÍTICA

El Gobierno aclara que la ley de Memoria Democrática sólo llegará hasta 1978

Una comisión técnica de estudio analizará, sin embargo, posibles vulneraciones de derechos humanos hasta 1983

ARAGÓN NOTICIAS /
El presidente de la Comisión Constitucional, Patxi López, junto a otros diputados. / EFE.
icono foto El presidente de la Comisión Constitucional, Patxi López, junto a otros diputados. / EFE.

El Gobierno ha aclarado que la ley de Memoria Democrática sólo llegará hasta el año 1978, aunque se constituirá una comisión técnica de estudio que analizará vulneraciones de derechos humanos a personas que lucharan "por la consolidación de la democracia" desde 1978 hasta finales de 1983.

La Comisión Constitucional del Congreso ha aprobado este lunes el dictamen de la ley de Memoria Democrática, que, a continuación, será sometida a votación en el pleno previsto el 14 de julio, donde saldrá previsiblemente adelante después de que el Gobierno cerrara un pacto con EH Bildu que le garantizaba la mayoría simple.

Entre las enmiendas pactadas, destaca una acordada entre los dos partidos del Gobierno (PSOE y Unidas Podemos), EH Bildu y Más País para designar una comisión técnica que elabore un estudio sobre vulneraciones de derechos humanos a personas "por su lucha por la consolidación de la democracia, los derechos fundamentales y los valores democráticos, entre la entrada en vigor de la Constitución de 1978 y el 31 de diciembre de 1983".

Previamente, el PSOE y Unidas Podemos habían recogido en las enmiendas parciales pactadas de forma conjunta la designación de esta comisión con el mismo objetivo, pero con el espacio algo más acotado en el tiempo, desde 1978 hasta el 31 de diciembre de 1982, durante los primeros años de la democracia.

Fuentes de EH Bildu señalan que, al ampliar un año este margen temporal, se ampliaba el plazo de aplicación de la ley con el objetivo por parte de su grupo de abordar el inicio de los GAL, la organización terrorista dedicada a la 'guerra sucia' contra ETA, que comenzó a actuar en diciembre de 1983, durante el Gobierno de Felipe González.

Sin embargo, fuentes del Gobierno han aclarado este lunes que la vigencia de la ley de Memoria Democrática llegará hasta 1978, no más allá. Señalan que la ampliación temporal hasta finales de 1983 sólo afecta a la comisión recogida en una de las disposiciones adicionales de la ley, con la finalidad de dar reconocimiento y reparación a víctimas de los primeros años de la democracia.

Las mismas fuentes puntualizan que no habrá ninguna investigación al respecto, sino simplemente una constatación y un reconocimiento a personas que hayan sufrido vulneración de sus derechos entre 1978 y 1983, algo que se encargarán de determinar los expertos de la comisión que serán nombrados por el Gobierno.

Críticas de la oposición

El PP, Vox y Ciudadanos han coincidido este lunes en el Congreso en reprochar al PSOE que haya pactado la Ley de Memoria Democrática con Bildu, coalición a la que identifican con "los herederos de los asesinos de ETA".

En el debate celebrado en la Comisión Constitucional, el diputado del PP Jaime Mateu Istúriz, familiar de víctimas de ETA, ha indicado que la nueva ley sólo es una "bomba de humo" para intentar "encubrir" lo que considera pésima gestión del Gobierno ante la crisis económica. 

Y lamenta especialmente que, para sacar adelante la nueva ley, el PSOE de Pedro Sánchez rompe con el ejemplo de los socialistas de la Transición y se apoya en el voto de Bildu, "los herederos políticos de los asesinos de ETA". "Sólo hay que ver cómo lo ha celebrado Arnaldo Otegi", ha añadido la diputada María Jesús Moro. 

Francisco José Contreras, de Vox, ha acusado a los socialistas de haber convertido a Bildu en "juez de la memoria" justo cuando se cumplen 25 años de graves atentados de ETA como el largo secuestro de José Ortega Lara y el asesinato de Miguel Angel Blanco. 

Desde Ciudadanos, Guillermo Díaz ha contrastado el distinto trato que se da a las víctimas del franquismo con las de ETA, hasta el punto de que "los antiguos miembros de la banda son ahora interlocutores del Gobierno para pactar la memoria de España". "El PSOE ha entregad todo, hasta lo más sagrado, a un partido dirigido por terroristas", ha afirmado.