102 MILLONES

El embalse de Almudévar podría estar finalizado en 2023

Las obras ya están ejecutadas al 71%, podrá almacenar 169 hectómetros cúbicos y se llenará con agua procedente del río Gállego

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Obras del embalse de Almudévar.

Las obras del embalse de Almudévar, en Huesca, ya están ejecutadas al 71%. Si las previsiones se cumplen, en el mes de septiembre del año 2023 se terminarán las obras y comenzarán las pruebas de carga que podrían prolongarse durante dos años. Sin embargo, el agua que se utilice en esas pruebas podrá ser aprovechada por los regantes. Ya está terminado el dique este de la presa y ahora se trabaja en el dique oeste.

"Todas estas obras hidráulicas no están exentas ni de problemas ni de riesgos pero es una obra desde el punto de vista de la ejecución, modélica" ha afirmado este jueves Dolores Pascual, presidenta de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). "Creemos que tal y como va es una de las obras que puede acabar en plazo" ha añadido. 

La obra cuenta con un presupuesto de 102 millones de euros e incluirá un sistema para reducir la factura de la luz de los regantes. El embalse podrá almacenar 169 hectómetros cúbicos y se llenará con agua procedente del río Gállego cuando se supere la capacidad del Embalse de la Sotonera y de los excedentes del Cinca. De esta forma, se pondrán en funcionamiento 25.000 nuevas hectáreas de regadío.

"Almudévar era necesario para realizar todas estas hectáreas. Beneficia a todo el sistema de Riesgos del Alto Aragón, el agua se reparte para todo el sistema", ha asegurado César Trillo, el presidente de los Riesgos del Alto Aragón. Por su parte, desde este municipio oscense solicitan un plan de compensación que incluya entre otras cosas una zona de regadío "con depuradoras o asfaltado de caminos", ha indicado el alcalde de Almudévar, Antonio Labarta.

Este embalse está pendiente de la resolución de la Audiencia Nacional sobre el recurso interpuesto por Ecologistas en Acción por su afección medioambiental. Los Regantes son optimistas y esperan que si no es favorable al 100% se solvente haciendo pequeñas correcciones al proyecto, aunque en caso de paralizarlo recurrirían al Tribunal Supremo. Por su parte, la CHE sostiene que el beneficio socioeconómico que reporta es superior a posibles afecciones ambientales. "Es una obra que está bien proyectada y definida pero en cualquier caso cuando llegue el resultado tendremos que gestionarlo", afirma la presidenta de la CHE, Dolores Pascual.