AGRICULTURA

El cereal cierra una campaña de menos a más, dentro de la media

Las cosechas más tempranas acusan la falta de agua en marzo, mientras que en las zonas más tardías la cosecha ha sido, en general, normal o buena

ARAGÓN NOTICIAS /
Los agricultores ya piensan en la siembra tras el fin de la cosecha de este año.
icono foto Los agricultores ya piensan en la siembra tras el fin de la cosecha de este año.

Con el fin del mes de julio, termina la campaña del cereal de invierno tras el fin de la recolección en las zonas más tardías de nuestra comunidad. Este año, los agricultores hacen un balance un tanto desigual pero, en general, dentro de la normalidad, con una media de 2.700 kilos por hectárea, según el sindicato ASAJA. No obstante, tanto desde ASAJA como desde UAGA, coinciden en que el tiempo no ha acompañado en las zonas más tempranas, como el Bajo Aragón y el sur de la provincia de Huesca, mientras que en el resto, ha estado más o menos en la media. El pedrisco ha afectado especialmente a comarcas como el Campo de Daroca o el Jiloca que, aunque no ha afectado a grandes superficies, si que ha causado grandes destrozos allí donde ha caído.

Según explica el presidente de ASAJA-Aragón, José Manuel Cebollada, la campaña "ha ido por barrios", en referencia a las zonas donde el tiempo no ha acompañado. En este sentido, destaca que en las zonas más tempranas, "tardó en llover el mes de marzo, que es cuando más agua demandan los cultivos de estas zonas". Además, recuerda, las lluvias fueron tardías e insuficientes en esas zonas. En cualquier caso, cree que en el resto "no ha sido un año excepcional", aunque haya habido zonas donde la cosecha, asegura, ha sido buena. Desde UAGA, su secretario general, José María Alcubierre, califica la recolección de este año como "cosecha media", destacando la dificultad para cosechar debido al calor no excesivo, las lluvias y el pedrisco en algunas zonas.

El pedrisco se ha comportado, en general, y Agroseguro ha abonado 4,6 millones de euros en Aragón por daños en cereal de invierno, dentro de los más de 31 que ha abonado en todo el país, situándose en tercer lugar por detrás de las dos Castillas. Ha afectado especialmente a comarcas en los límites de las provincias de Zaragoza y Teruel, como el Jiloca y el Campo de Daroca. En esta zona, Ambrosio Rodrigo, agricultor de Tornos (Teruel), asegura que la cosecha ha sido similar a la del año pasado, incluso "un poco más", recordando que el año pasado, fue bueno en una zona donde por segundo año consecutivo se han librado de la sequía. "Este año hemos tenido suerte con la lluvia de primavera, que ha venido en hora", recuerda.

Sin solución de continuidad, los agricultores ya piensan en preparar los terrenos para la siembra, que tendrá lugar el próximo mes de octubre. Desde los dos sindicatos mayoritarios se muestran preocupados por el precio del combustible, y sobre todo, del abono, que han subido "el doble del año pasado", aseguran. 

UAGA se movilizará por una nueva PAC en septiembre

Antes de que comience la época de siembra, el sindicato UAGA tiene previsto movilizarse de nuevo este mes de septiembre para lograr una Política Agraria Común (PAC) "profesional y justa que priorice a las explotaciones agrarias familiares", señalan. De momento, todavía no se ha cerrado un calendario de movilizaciones y confían en obtener apoyos del resto de fuerzas sindicales del medio agrario. Tras el acuerdo alcanzado en la sectorial con el Gobierno de Aragón, creen que hay voluntad de cambio y creen que la posición de la comunidad es la coherente, dice Alcubierre, porque "ayuda a los agricultores y a todo el sector en toda Europa". Esta nueva política, recuerda, debe defender al sector, "pero sobre todo a las personas". Recuerda que se habla del Aragón 'vacío' y la PAC, "es el mejor instrumento", dice, para combatirla. 

Por todo ello, piden que esta política destine prioritariamente los recursos económicos al mantenimiento del tejido productivo basado  la explotación agraria familiar. Creen que la nueva política debe definir correctamente al 'agricultor genuino' como aquella persona que trabaja directamente la tierra y cuida el ganado, a la que la actividad agraria le reporta más del 50% de sus ingresos y cotiza como autónomo agrario a la Seguridad Social. Además, proponen que las ayudas redistributivas se dirijan a profesionales y que las ayudas destinadas a Desarrollo Rural del programa 2023-2027 también le lleguen prioritariamente a los profesionales agrarios. Todo ello, sin olvidar la abolición de los derechos históricos.