CONTAGIOS

El alcalde de Alcañiz insiste en recordar a los vecinos que se vacunen

La capital bajoaragonesa lidera la tasa de incidencia en Aragón. No obstante, la exigencia del certificado COVID ha incentivado la vacunación entre los jóvenes

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Ayuntamiento de Alcañiz.

Con 19 nuevos contagios en la jornada del lunes y 191 en la última semana, Alcañiz es a una de las  localidad aragonesa más afectadas por la nueva ola de contagios de COVID-19. Con una tasa de 1.968 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días, lidera la lista de municipios mayores de 10.000 habitantes, por delante de los 1.701 de Huesca y los 1.576 de Jaca. Su alcalde, Ignacio Urquizu, ha manifestado hoy en el programa Aquí y Ahora, de Aragón TV, que buena parte de ese contagio se ha debido a la baja tasa de vacunación entre los menores de 30 años que, en cambio, se ha visto incentivada por la exigencia del certificado COVID en el ocio nocturno.

Urquizu ha señalado que en Alcañiz había en torno a un 20% de personas menores de 30 años sin vacunar y cuando se impuso el certificado COVID, asegura, "había dos colas en el centro de salud: los que querían ir a la discoteca y el resto". En este sentido, señala, el certificado ha tenido efectos "muy positivos" de cara a la vacunación y cree que "se irá notando poco a poco. Teníamos a ese grupo de gente sin vacunar y eso contribuye al contagio comunitario porque facilita la transmisión con más rapidez".

El alcalde ha recordado que actualmente hay 25 personas ingresadas en el hospital de Alcañiz, y lamenta que muchos de ellos no estén vacunados, "algunos de ellos de más de 70 años", asegura Urquizu. Por todo ello, ha reiterado que  "la mejor solución es que la gente se vacune" porque  "si la gente va colaborando estaremos mucho mejor". En este sentido, cree que a pesar de las cifras, el sistema sanitario no se resiente y no se muestra partidario de aumentar restricciones sino de que la gente se vacune. Según le han transmitido desde el ámbito sanitario, señala, "la mejor forma de ir solucionando la situación poco a poco es la vacunación porque las restricciones tienen un efecto limitado, porque el virus sigue entre nosotros. La gente puede dejar de salir, pero el virus no se va de aquí".

Sea como fuere, Urquizu ha pedido "que la gente sea prudente cuando salga". Y aunque en este puente, la ocupación turística no se ha resentido, señala, "se están anulando muchas cenas de empresas" y cree que "la convivencia social se va a limitar especialmente entre la gente de Alcañiz". No obstante, cree que se puede seguir saliendo más allá de lo impresicindible, "pero sí con prudencia".