SALUD MENTAL

El acoso online, entre las causas de suicidio de los menores de 18 años

En 2020, tres menores se quitaron la vida en Aragón. Las consultas de atención psicosocial alertan de un aumento del 18% en los jóvenes que acuden con ideas suicidas

ARAGÓN NOTICIAS /
Silueta de una joven.
icono foto Silueta de una joven.

En España, el suicidio es la primera causa de fallecimiento por causas externas, incluso, por encima de los accidentes de tráfico. En Aragón, cada año, un centenar de personas se quita la vida, lo que equivale a un suicidio cada tres días. En 2019, se dieron 112 casos en la Comunidad, según datos del Instituto de Medicina Legal de Aragón. Zaragoza es la provincia que registró más muertes por esta circunstancia, 72, seguida de Huesca, 23 y Teruel, 17. 

Preocupa, especialmente, el incremento de intentos de suicido entre los más jóvenes y los expertos recuerdan que se trata de un problema de salud, que tiene tratamiento. Las consultas de atención psicosocial de la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental han experimentado un aumento de un 18% de jóvenes que acuden con ideas suicidas, la mayoría, entre los siete y los 15 años. 

"El cambio de hábitos, el aislamiento del grupo de iguales y la situación de incertidumbre que ha generado la pandemia, son las explicaciones que podemos encontrar", señala María Dolores Sobrino, responsable de atención psicosocial en la Asociación.

"La mayoría lo intenta una o dos veces"

El pasado año, consumaron el suicidio en Aragón tres jóvenes menores de 18 años. Psicólogos y psiquiatras advierten al entorno familiar: "Entre los jóvenes, hay que estar muy atentos a señales, como autolesiones. A veces, llevan mangas largas, muñequeras que les cubren para evitarlas. Puede haber señales de que están siendo acosados.", indica Isabel Irigoyen, coordinadora de Estrategia para la Prevención del Suicidio en Aragón.

La experta apunta a que el acoso es un grave riesgo de suicidio, sobre todo, para las personas más jóvenes y, en especial, en el caso del acoso cibernético. "Hay que estar alerta a si cada vez que suena un mensaje en el móvil se ponen nerviosos o que han perdido las ganas de salir, la ilusión por las cosas... Hay muchos detalles que nos pueden hacer pensar que algo está pasando", indica Irigoyen.

"La mayoría de las personas tienen uno o dos intentos. Si conseguimos ayudarles con tratamiento, muchas veces no vuelven a pensar esto y te dicen constantemente que están arrepentidos, es decir, que lo fundamental es siempre detectar y recurrir para que se les ofrezca ayuda", subraya.