SALTOS PELIGROSOS

Las zambullidas provocan el 6% de las lesiones medulares

Se recomienda extremar precauciones en pozas y ríos cuyo estado puede variar según el clima

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Cascada en el salto de Bierge (Huesca).

Los espacios naturales invitan a darse un baño refrescante durante el verano. Sin embargo, es primordial extremar precauciones a la hora de introducirse al agua, ya que los saltos desde zonas elevadas pueden conllevar ahogamientos y lesiones medulares incapacitantes de por vida. Según los datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), las lesiones medulares por zambullidas de cabeza durante el verano representan el 6% del total de casos anuales. 

Los saltos sin conocer la profundidad y lo que pueden albergar las aguas pueden conllevar consecuencias graves: "desde traumatismos cervicales o dorsales con daños de los tejidos conectivos, de hueso o de ligamentos -que son dolorosos- con intervenciones para fijarlos, hasta lesiones medulares completas en las que uno pierde la movilidad", explica el neurocirujano del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, Javier Orduna. 

La pandemia y el control de aforos en las piscinas ha convertido estos lugares -algunos no aptos para el baño- en zonas muy visitadas. Sin embargo, es fundamental primar la seguridad para minimizar los riesgos. Para evitarlos se recomienda extremar la precaución en pozas y ríos cuyo estado puede variar según la climatología. Y, en caso de que se llegue a producir un accidente en el que somos testigos, se deberá intentar que la víctima se mueva lo menos posible: "se pueden provocar lesiones secundarias al intentar mover a la víctima. Por ejemplo, en el caso de que padezca una fractura cervical o dorsal y se intenta levantar o está desorientado", indica Orduna.