CRISIS EN CIUDADANOS

Edmundo Bal acusa al PP de "abrir la caja B" para comprar su partido

El portavoz naranja acusa a los populares de querer destruir a Ciudadanos

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Edmundo Bal, portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso

El portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, acusa al Partido Popular de "abrir la caja B" para "pagar lo que haga falta para comprar a la gente de Ciudadanos. Así se ha expresado esta mañana después de que el ex secretario de organización del partido, Fran Hervías, haya anunciado su incorporación al PP. Bal ha acusado a los populares de querer "corromper España y destruir a Ciudadanos".

En una declaración pronunciada desde la sede del partido, Bal ha acusado a los populares de tener en marcha "otra trama de corrupción". Un trama que, asegura, "uiere comprar voluntades, quiere comprar personas, han abierto su caja B y están dispuestos a pagar lo que haga falta pagar para comprar a gente de Ciudadanos". El dirigente naranja califica de "mafiosos" unos comportamientos que quiere llevar a toda Espaa, en referencia al acuerdo con los diputados de Murcia para hacer fracasar la moción de censura contra los populares y la salida de Hervías.

El portavoz de Ciudadanos cee que, durante las próximas semanas va a continuar lo que califica de "operación para comprar cargos" por parte delos populares. Edmundo Bal califica de "indignante" que el Partido Popular, según sus palabras, quiera "corromper España y destruir a Ciudadanos" en lugar de luchar contra la corrupción. Un Partido Popular al que he definido como el "de los privilegios, el que se cree que los cargos públicos están por encima, el partido de la caja B… "

Bal defendido el papel de su partido durante la pandemia, ha dicho, "con sentido de estado y haciendo política útil a la altura del momento que nos ha tocado vivir". POr ello, dice, pudieron "ir a lo fácil" pero escogieron "el camino más complicado, intentando tender puentes". Sin embargo, cree que luchar contra corrupción y combatir la crispación, dice, "no gusta a otras personas". Defiende que su partido es "honesto y limpio", y asegura que creen en la regeneración y, por ello, "muchas personas honradas", dice "van a tener aquí su casa". Ha concluido reconociendo que han cometido errores, "pero no delitos", y que entre dignidad y corrupción, asegura "elegimos la dignidad."