ZARAGOZA

Detenido tras intentar agredir a dos sanitarios que le atendían en un bar

El hombre se revolvió además contra los agentes que acudieron a ayudar a los sanitarios, que pudieron salir sin daños reseñables de la situación

ARAGÓN NOTICIAS /
La Policía Nacional vivió otro episodio comprometido en la noche del lunes.
icono foto La Policía Nacional vivió otro episodio comprometido en la noche del lunes.

Un hombre de 47 años ha sido detenido tras intentar agredir a dos sanitarios que estaban atendiéndole después de sufrir una caída por las escaleras de un bar de la calle Ávila, en Zaragoza. El hombre, también intentó agredir a uno de los agentes de Policía Nacional que acudió en auxilio de los sanitarios. Tras su detención , además, se le incautó una mochila con documentación y efectos personales que había sustraído el día anterior de una UVI móvil del Hospital Ramón y Cajal. El detenido ha quedado en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial.

Los hechos ocurrieron la noche del lunes. A las 22:30, la Policía Nacional recibió el aviso de que un hombre en estado de embriaguez había intentado agredir a los sanitarios que le estaban atendiendo en el mencionado bar tras caer por las escaleras. Cuando llegaron los agentes, intentaron calmarle para que pudiera ser atendido, a lo que respondió con insultos e iniciando un forcejeo en el que propinó un manotazo en el pecho a un agente, siendo detenido inmediatamente como presunto autor de un delito de resistencia/desobediencia grave a agente de la autoridad.

Posteriormente los sanitarios manifestaron a los agentes que el detenido había intentado agredirles varias veces, lanzándoles puñetazos y golpes, pero habían podido pararlos y no presentaban lesiones de gravedad. En el cacheo de pertenencias del detenido, encontraron una mochila con diversa documentación y efectos personales a nombre de una tercera persona. Uno de los sanitarios al escuchar el nombre de dicha persona lo reconoció como un compañero suyo de trabajo. Allí mismo, llamó por teléfono a esa persona en presencia de los agentes, manifestando que dichas pertenencias eran de su propiedad y que se las habían sustraído el día anterior de la furgoneta uvi móvil cuando prestaba servicio en el Hospital Ramón y Cajal. De esta forma, se le atribuyó al detenido la presunta autoría de un delito de hurto.