ACCESO A LA UNIVERSIDAD

EvAU 2021: las claves para aprobar el examen de Lengua y Literatura

Un profesor de la materia realiza la prueba para Aragón Noticias y explica el contenido mínimo para superarla con éxito

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto El profesor de Lengua Castellana y Literatura del colegio El Pilar Maristas de Zaragoza, Luis Carlos Portolés, revisando el examen de la EvAU.

Del surrealismo de Lorca al esperpento de Valle Inclán, pasando por las oraciones subordinadas sustantivas. La primera jornada de la EvAU (Evaluación para el Acceso a la Universidad) se cerró este martes con otro examen, un clásico: Lengua Castellana y Literatura. Un total de 6.641 estudiantes de 2º de Bachillerato se examinaron a las 16:00 horas de esta asignatura en Aragón. El profesor del colegio El Pilar Maristas de Zaragoza Luis Carlos Portolés considera que el ejercicio fue "asequible", aunque hay que tener en cuenta los nervios del día. Estas son, a su juicio, las claves de las que el alumnado ha tenido que echar mano para aprobar el examen.

La prueba presentaba siete preguntas, tres de ellas sobre la base de la comprensión de un texto, y el resto, repartidas entre sintaxis y literatura.

1. Análisis de texto

La primera parte, y más extensa, presentaba dos textos, que no eran excluyentes entre sí, al igual que el pasado año, por lo que podían responderse preguntas relativas a uno u a otro, indistintamente. Los estudiantes trabajaron sobre un texto de Luis García Montero, acerca de las lenguas y el acento, y con otro de Enrique Santín, sobre las apariencias. Tras su lectura y comprensión, el alumnado tenía que responder a tres cuestiones.

La primera, valorada con un punto, pedía determinar el tema del texto escogido y comentar la opinión manifestada por el autor en el mismo. Portolés destaca que lo importante es "apreciar la consideración de la lengua como vehículo de entendimiento en la sociedad", en el caso del texto de García Montero, quien "se muestra en contra de aquellos que utilizan la lengua como herramienta de discriminación social". En la opción B, el escrito hablaba de la dicotomía entre apariencia y realidad, es decir, de "cómo influye la apariencia en la sociedad actual". En él, su autor se muestra favorable a la autenticidad del individuo.

La segunda pregunta -con valor máximo de un punto- medía "la madurez del alumno", apunta el docente. La primera opción plantea una metáfora, que el alumno tenía que discernir, en esta frase concreta: “La raíz más profunda de sus hablantes”, en la que se hace especial mención al uso de la palabra "raíz". Con este elemento, "el autor hace referencia al sentido de pertenencia a una sociedad y a cómo la lengua evoluciona con ella, y viceversa", según explica Portolés.

Por otro lado, la segunda cuestión también se centraba en un extracto del texto de Enrique Santín: "En dinero y santidad, la mitad de la mitad". Los estudiantes debían plasmar en su respuesta su significado. "Se trata de un aforismo, un refrán, que busca prevenir", respecto a los elementos materiales e inmateriales, y "supone una sentencia que se propone como pauta a seguir", señala el profesor de Lengua y Literatura. 

Por último, se plantearon dos comentarios lingüísticos. El primero pedía describir los principales mecanismos de cohesión del texto de Luis García Montero, que consiguen darle coherencia de significado. Portolés señala tres planos en los que el alumno había de centrarse para obtener la máxima puntuación (dos puntos): "el plano léxico-semántico, el gramatical y los conectores textuales". 

Si el estudiante optaba por la segunda opción, debía reflejar la intención comunicativa del emisor, relacionándolo con el género textual  y sus características lingüísticas más importantes. "El alumno debe ver cuáles son los rasgos de objetividad y subjetividad en el texto, centrado en las funciones del lenguaje, los niveles morfológicos, sintácticos y léxicos".

2. Sintaxis

Un 30% del examen corresponde al apartado de sintaxis, uno de los que, tradicionalmente, suele presentar más dificultades entre el alumnado. Estaba compuesto por dos preguntas, cada una de las cuales suma 1,5 puntos. En la primera, el estudiante estaba obligado a analizar sintácticamente una de las dos oraciones presentadas. En el primer caso, se presentaba la siguiente oración: "Confieso que siento una inmediata antipatía por cualquier persona que desprecia la manera que tenemos los andaluces de pronunciar". Tal y como indica el docente, se trata de "una oración subordinada", en la que se incluye un complemento regido, una subordinada adjetiva, e incluso -matiza- "el valor de un verbo en infinitivo". 

Si el estudiante opta por la segunda opción, se enfrenta a una oración coordinada: "Para rechazar la apariencia o para que esta sirva de apoyo a la realidad, siempre se pone a la realidad en el lugar preeminente que le corresponde". Dicha frase presenta "dos construcciones de infinitivo que se comportan como subordinadas sustantivas", y a eso se suma la presencia de una oración subordinada adjetiva. 

La quinta pregunta del examen presentaba cuatro cuestiones de reflexión sintáctica, de entre las que el estudiante debía elegir una. La primera de ellas es un análisis inverso, donde se propone al alumno la construcción de una oración competitiva, que tenga un valor de complemento directo, dentro de la cual deberá incluirse un complemento locativo argumental. 

Los estudiantes que optaran por la segunda opción se enfrentaron a tres cuestiones relativas a la frase: "No se habla mejor ni peor en ningún sitio". Sobre dicha oración tenían que establecer su marca de impersonal, marca de pasiva o si ambas son posibles. Para sumar el punto y medio de esta cuestión se debía poner la frase en pasiva y en activa, y observar qué opción era valida, resultando imposible pasar a voz pasiva la oración, tal y como explica Portolés.

Las dos opciones restantes presentaban sendos pares mínimos -par de palabras o frases de un idioma que difieren únicamente en un rasgo- entre los que encontrar la diferencia. "Dime de qué presumes" y "Dime que presumes", cuya diferencia radica en la proposición 'de' y su uso en el lenguaje. Por otro lado, se planteaban otros dos pares mínimos: "Caer en la impostura" y "Caer por la impostura". En este caso, la diferencia entre ambas construcciones radica en que en la primera existe un complemento argumental y, en la segunda, un complemento circunstancial causal. 

3. Literatura

También con doble opción se presentaba a los alumnos el apartado de literatura, en el que se les pedía explicar de forma breve -"en una o dos líneas"- a qué hace referencia un extracto que incluye el examen del 'Romancero Gitano' y, posteriormente, relacionarlo con el epígrafe "La imagen del pueblo gitano", de la misma obra.

Los alumnos podían elegir la segunda opción si lo preferían, en la que tenían que explicar qué sucede en un pasaje de 'La Fundación', de Antonio Buero Vallejo y, a continuación, explicar el efecto de inmersión y la escenografía del mismo. Para obtener la máxima puntuación -un punto y medio- se debía hacer referencia a la ejemplificación que se intuye en las palabras "escoba, televisor, altavoz y silloncitos".

4. Contenidos teóricos 

La última cuestión del examen supone 1,5 puntos y hacía referencia a "los contenidos teóricos de literatura que los alumnos han visto en clase en el último curso", apunta el docente del colegio El Pilar Maristas.

Por un lado, la primera de las opciones por la que podía decantarse el estudiante es el desarrollo de "la trayectoria poética de Federico García Lorca: del neopopularismo al surrealismo". En este apartado, los alumnos debían "hacer una introducción al autor, el tema, el estilo y su trayectoria", así como "nombrar sus obras más representativas, como 'El poema del cante jondo' o 'Poeta en Nueva York'".

Sin embargo, si el alumno optaba por la segunda cuestión -"El teatro de Valle-Inclán y la estética del esperpento"- debería haber contextualizado el teatro anterior a 1936, además de "hablar de la estética modernista de sus inicios y sus etapas, y nombrar sus obras más conocidas, como 'Luces de bohemia" o 'Martes de carnaval'. En ambos casos, el docente aboga por concluir la redacción con una conclusión propia. 

Subir nota o recuperar, en julio

Los alumnos también realizaron este martes los exámenes de Historia de España e Inglés a las 15:15 y 18:15 horas, respectivamente, en la EvAU -pruebas que hasta el curso 2016-2017 se recogían bajo el nombre de 'PAU' o 'Selectividad'-. Los que superen con éxito esta convocatoria ya podrán elegir qué grado desean estudiar, mientras que los que quieran subir nota o no hayan podido presentarse en junio, por tener alguna materia suspensa, repetirán sus esfuerzos dentro de un mes -durante los días 5, 6 y 7 de julio de 2021-, en lo que supone la gran novedad de la presente convocatoria.

Fechas, horarios y duración de los exámenes