DESCONFINAMIENTO

Cuarte vive sus primeras horas desconfinada y Fraga se queda sin el día de la Faldeta

Hosteleros y habitantes de la localidad zaragozana celebran la flexibilización de las medidas, mientras en el municipio oscense apenas un puñado de vecinas se han vestido con el traje regional

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Imagen de una terraza en Cuarte de Huerva este viernes

La mejora en los datos de contagios han hecho que, tras nueve días confinada, la localidad de Cuarte de Huerva esté desconfinada desde este viernes, día de Aragón. Muchos de sus vecinos ya se habían hecho a la idea de pasar el puente en la localidad y no han cambiado sus planes, mientras que los bares y restaurantes consideran un "desahogo" la vuelta al nivel 3 de alerta con medidas más flexibles.

"Ahora podremos ir a ver a nuestros hijos a María de Huerva" y "Cuarte es una ciudad dormitorio, tenemos que ir a Zaragoza constantemente", son dos de las múltiples reacciones que ha generado entre los vecinos de Cuarte el desconfinamiento. Una medida aplaudida también por la hostelería: "Los ciclistas del fin de semana se mueven mucho aquí y también se ha notado. Esas dos horas, de 20:00 a 22:00, para nosotros también se notan bastante", destaca la propietaria de un bar.

El cierre de actividades no esenciales vuelve a estar fijado a las 22:00, mientras que se recupera también el aforo al 100% en exteriores de hostelería. Las cifras este viernes registran una incidencia acumulada en la última semana de 96 casos por 100.000 habitantes y dos nuevos positivos confirmados. 

Fraga, sin el día de la Faldeta

Por segundo año consecutivo, en Fraga tampoco se ha podido celebrar el tradicional día de la Faldeta. El colorido se ha quedado sobre todo en las fachadas y balcones, ya que apenas un puñado de vecinas se han vestido con el traje y el peinado en homenaje a sus antepasados. A ellas las restricciones no les han quitado el ánimo festivo ni las ganas de mantener la tradición.

"Hemos puesto todo lleno de pañuelos, pero poco por estar confinados. Nos gusta mucho y nos hace mucha ilusión recordar a nuestras abuelas y nuestras costumbres", señalaban algunas vecinas de la localidad. Más celebración que en 2020. Pero, sin duda, menos de la que esperan tener el próximo año.