Publicidad
SALUD PÚBLICA

Confirman el hallazgo del protozoo causante del brote tóxico en el tramo soriano del Queiles

Las analíticas reflejan presencia del parásito desde la piscifactoría de Vozmediano (Soria) hacia abajo, mientras que el nacimiento del río Queiles está limpio. El consumo de agua del grifo sigue prohibido en Tarazona, Los Fayos, Novallas y Torrellas

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto El río Queiles aguas abajo de Tarazona (Zaragoza). / CHE.

Los análisis realizados en el río Queiles han confirmado que hay presencia de ooquistes del protozoo del género Cryptosporidium en el tramo soriano de este río, ha informado el Gobierno de Aragón. Este protozoo es el causante del brote de gastroenteritis de Tarazona (Zaragoza), que también ha obligado a aplicar restricciones en el consumo de agua en los municipios zaragozanos de Torrellas, Novallas y Los Fayos. El número de afectados por gastroenteritis supera ya los 500.

Las muestras fueron tomadas en el segmento alto del cauce en tres puntos: en el nacimiento del río, con resultado negativo; aguas abajo de la piscifactoría, con resultado positivo; y aguas abajo de localidad de Vozmediano, con resultado positivo.

Estos resultados han sido comunicados por la empresa contratada al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, en primer lugar, y, en segundo lugar, por el Departamento de Sanidad del Gobierno aragonés al Ministerio de Sanidad, a la Confederación Hidrográfica del Ebro, a la Comunidad de Castilla y León y a la Comunidad Foral de Navarra.

Además, la directora general de Salud Pública del Ejecutivo aragonés, Nuria Gayán, ha informado a los alcaldes de todos los municipios afectados sobre los resultados hallados.

La directora de Salud Pública ha participado este lunes, 2 de octubre, en una reunión con la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y representantes de las Comunidades autónomas de Castilla y León y Navarra. Los representantes autonómicos trasladaron al Ministerio de Sanidad la información disponible sobre los casos y las medidas adoptadas.

Además, este miércoles, 4 de octubre, se celebrará otra reunión técnica entre distintos Departamentos del Gobierno aragonés. Convocados por el consejero de Sanidad, José Luis Bancalero, asistirán representantes de la Dirección General de Salud Pública, del Servicio Provincial de Sanidad, de la Dirección General de Interior y Emergencias, del Instituto Aragonés del Agua, y de los Ayuntamientos de Tarazona, Novallas, Torrellas y Los Fayos.

Tratamiento del agua

El Ayuntamiento de Tarazona, junto con el Gobierno de Aragón, continúa trabajando en la implantación de medidas correctoras en el tratamiento del agua y en el seguimiento de la presencia de ooquistes en el agua del río Queiles. La próxima semana se conocerán más resultados de los análisis que se están realizando.

Mientras, continúan las restricciones en el consumo de agua de la red de abastecimiento. Los habitantes de los cuatro municipios afectados no pueden beber agua de la red, ni usarla para lavarse los dientes, ni cocinar.

La Dirección General de Interior y Emergencias del Gobierno de Aragón ha instalado este fin de semana en Tarazona, Torrellas, Novallas y Los Fayos diez depósitos de agua potable con una capacidad total de 10.000 litros, que se irán rellanando según las necesidades de la población.

El Cryptosporidium es el agente causante del brote de gastroenteritis que se declaró el fin de semana del 9 y 10 de septiembre, en la ciudad turiasonense. En total, desde el inicio se han contabilizado 508 casos con síntomas de gastroenteritis. Clínicamente, los pacientes presentan un cuadro de enfermedad leve, que cursa con diarrea y, excepcionalmente, con vómitos y fiebre.

Se están realizando también análisis de heces de los pacientes con síntomas de gastroenteritis para detectar la presencia de ooquistes del protozoo en las mismas.

Desde el día 20 de septiembre, los resultados de estos análisis han sido negativos, lo que permite considerar que los casos de gastroenteritis aguda detectados desde esa fecha podrán constituir un número basal de casos, habitual en esta población en situación de normalidad.