TRIBUNALES

El 'Rey del Cachopo' niega haber matado a su novia y vincula el crimen a una mafia

César Román declara que se trasladó de Madrid a Zaragoza, donde se le detuvo, para "apartarse de ese grupo de personas". Se ocultaba bajo una identidad falsa en las cocinas de un pequeño restaurante

ARAGÓN NOTICIAS / AGENCIAS /
icono foto Declara en el TSJM César Román, conocido como el "Rey del Cachopo".

César Román, conocido como el 'Rey del Cachopo', ha asegurado que Heidi Paz, de cuya muerte se le acusa, traficaba con droga y participó en dos "vuelcos" de cocaína -robos a narcotraficantes-, motivo por el que un comisario de Policía le apuntó con una pistola pidiéndole la droga que ella le debía.

Durante su declaración ante el tribunal del jurado que le juzga por presuntamente matar y descuartizar a Heidi Paz en agosto de 2018, César Román ha negado estos hechos, y ha señalado que para entonces su relación con Heidi estaba rota. 

Detención en Zaragoza

Román ha hablado de su exnovia durante la sesión en presente, porque duda de que el torso que apareció en una maleta de una de sus naves fuera el suyo, sobre la base del margen de error que hay en las pruebas de ADN.

El fiscal le acusa de matar y profanar el cadáver de su pareja, cuyo torso se halló el 13 de agosto de 2018 en una maleta calcinada. Se le detuvo dos meses después en Zaragoza, donde se ocultó bajo una identidad falsa en las cocinas de un pequeño restaurante. Quería, ha señalado, "apartarse de ese grupo de personas" y porque, ha dicho, "a veces es mejor desaparecer para que pasen los problemas".

Se conocieron en mayo de 2018

En su declaración, ha relatado cómo conoció a la joven hondureña, quien se presentó a un anuncio de trabajo para una de sus sidrerías durante las fiestas de San Isidro de 2018. Iniciaron una relación y alquilaron un piso en Vallecas. Pero poco duró. El 20 de junio terminaron por la diferencia de edad.

Román ha detallado que el último día que vio a Heidi fue el 3 de agosto de 2018, afirmando que habló con ella la madrugada del día 5 al recibir una llamada de la mujer, que estaba con un amigo en la plaza de Legazpi, en la que le comentó si quería tomarse algo. Él rechazó la oferta porque estaba durmiendo.

"Yo no la volví a ver. He dicho un millón de veces que no vino a mi casa. Si no la vi, no la puede matar ni besar ni nada. El último día que la veo es el 3 de agosto. Si hubiera venido, el posicionamiento de su móvil lo hubiera señalado. Eso refrenda lo que digo. Heidi nunca vino a mi casa", ha aseverado. Sin embargo, ha dicho que la víctima le dejó una nota en su casa el 10 de agosto, cinco días después de la fecha en la que se sitúa el crimen.

Las peticiones de las acusaciones

La Fiscalía pide para él 15 años y cinco meses de prisión por homicidio y profanación de cadáver, con las circunstancias agravantes de parentesco y motivos de género, mientras que la acusación particular ejercida por la familia de Heidi Paz pide 25 años por asesinato con alevosía y circunstancia agravante de parentesco y género, más otro año por maltrato habitual.

Mientras, la acusación popular ejercida por la Comunidad de Madrid solicita 15 años de cárcel por homicidio con agravante por razón de género.