PLAZO DE INSCRIPCIONES

Aumentan las matriculaciones en FP en Aragón y se mantienen las de la universidad

Abierto desde este martes el plazo de inscripción, la Formación Profesional gana cuota de estudiantes, entre otros motivos, por el alto grado de empleabilidad que presenta la amplia oferta existente

RAQUEL PLOU /
Alumnos atendiendo en clase.
icono foto Alumnos atendiendo en clase.

La Formación Profesional gana cuota de estudiantes en Aragón, frente a los estudios universitarios, que mantienen estable el número de nuevas matrículas, a tenor de las cifras que se manejan en uno y otro ámbito. Coincidiendo con los plazos de inscripción en ambos -este martes empezó el de la FP-, desde el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón aseguran que el año pasado “se alcanzó un récord histórico, con 26.000 matriculados en Formación Profesional”, cuando hace tres años esta cifra era de 23.000 –dato que incluye a los alumnos de grado superior, grado medio y formación básica–.

De hecho, 5.014 estudiantes se decantaron por iniciar un grado superior en el curso 2019-2020, 4.744 en el curso 2018-2019 y 4.653 en el curso 2017-2018, por lo que se aprecia una tendencia al alza en los últimos años. Mientras, en la Universidad de Zaragoza, en el curso 2020-2021, el número de matriculados de nuevo ingreso fue de 6.019 estudiantes, en 2019-2020 de 5.938 y en el 2018-2019 de 6.006. Es decir, la cifra se mantiene estable. En el caso de la Universidad San Jorge, 661 personas cursaron estudios en 2020-2021, 565 en 2019-2020 y 531 en 2018-2019.

En el caso de la FP, el plazo de presentación de solicitudes para un curso en el que el Gobierno de Aragón ofertará 19 nuevos ciclos de Formación Profesional y diez nuevos cursos de especialización se extiende hasta el 28 de junio. En estos días, también pueden inscribirse en la Universidad de Zaragoza los estudiantes que acaben de superar la EvAU (Evaluación para el Acceso a la Universidad). El plazo empezó el 17 de junio y durará hasta el 5 de julio. El campus zaragozano ofrecerá este próximo curso cinco grados y 11 másteres nuevos.

Una vez hayan sido admitidos, los alumnos de Formación Profesional podrán matricularse del martes 20 al jueves 22 de julio. En el caso de los universitarios, los de la Universidad de Zaragoza tendrán que hacerlo del jueves 15 al jueves 22 de julio, mientras que los de la Universidad San Jorge podrán a partir del 23 de junio.

En primera persona

Aunque a algunos estudiantes les cuesta decidir qué estudiar, la mayoría ya tiene la decisión tomada. Hugo acaba de superar la EvAU y no dudó a la hora de elegir la carrera de Historia. “He decidido ir a la universidad, porque creo que de cara al futuro puedes tener más salidas y también es algo que coges porque te gusta”, comenta. Iker estudiará Administración y Dirección de Empresas, Paula se decanta por Periodismo y Bianca está dudando todavía entre Enfermería o Veterinaria, pero también se matriculará en un grado universitario.

Raúl, sin embargo, empezó el año pasado Ingeniería de Tecnologías y Servicios de Telecomunicación, porque, "es lo que hace todo el mundo". "Parece que está mal visto no ir a la universidad y tampoco me convencía ningún grado”, explica. A los pocos meses, en cambio, abandonó la carrera porque no le gustaba. Ahora ha decidido matricularse en el grado superior de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma. “En el grado he encontrado lo que quería hacer más específicamente, mientras en la universidad meten materia que no veo útil. Además, el grado te ofrece prácticas en empresas y en la universidad te las tienes que buscar tú”, argumenta. La duración de los estudios es otro de los factores que ha influido: la formación universitaria suele ser de cuatro años –excepto carreras como Veterinaria, Medicina o Derecho y Administración de Empresas, que son más–, mientras que los grados de FP duran dos años. “En menos tiempo te puedes sacar más títulos. Luego puedes estudiar otro grado si quieres, o un curso para especializarte”, matiza.

La misma opinión comparte Esteban, quien estudia un grado superior de Animaciones 3D. “Hay gente que se mete en una carrera sin demasiada vocación. Yo dudé bastante, pero al final, si ves las asignaturas de un grado superior, el 90% son prácticas. Además, en dos años consigues un título que no es inferior al universitario, sino diferente”, apunta. Este joven también considera que con una FP se encuentra trabajo de una manera más fácil y sencilla: “Hay carreras que tienen salida, pero carreras muy concretas. En otras te tienes que buscar la vida luego. Con el grado superior es trabajo casi asegurado”. “Las generaciones anteriores se piensan que sus hijos van a llegar más lejos y valdrán más en la vida si estudian una carrera, y no se dan cuenta de que hoy en día las cosas son diferentes”, concluye.

Empleabilidad

Los motivos que puede suponer el aumento de estudiantes de Formación Profesional son variados. Por un lado, según Ana Bajo, técnica de Orientación de CEPYME Aragón, la apuesta por la FP está muy relacionada con que hay estudiantes que quieren cosas más prácticas: "La universidad por sí misma consiste en darte una formación generalista, fácilmente adaptable a distintos puestos de trabajo e implica muchas veces contenidos más abstractos. Los ciclos formativos tienen más conexión con la empresa”. Por otro lado, tal y como afirma, la Formación Profesional "está ofreciendo oportunidades laborales. Hay una serie de ámbitos en los que faltan profesionales, técnicos de grado superior y medio”. De hecho y según datos oficiales, un 85% del alumnado que finalizó estudios de FP en junio de 2019 obtuvo un empleo antes de seis meses (tres de cada cuatro, en una ocupación directamente relacionada con su formación). En la formación profesional de grado medio, la empleabilidad a seis meses aumenta hasta el 90,51%.

Según el último Mapa de Empleabilidad de Formación Profesional de Aragón, realizado en 2019, las tres familias profesionales donde se da el mayor número de contratos en Aragón son las de Administración y Gestión, Sanidad y Servicios Socioculturales y a la Comunidad, sumando un total de 19.362 contratos, lo que supuso el 48,38 % de los contratos realizados en Aragón a lo largo del año 2019. La orientadora de CEPYME Aragón cree que “se habla de quién recibe mayor número de ofertas de trabajo, pero eso no responde a que sean las titulaciones con mayor empleabilidad, porque hay que ponerlas en relación con el número de personas que obtienen esa titulación y con el tipo de contratos que se les hace a estas personas, por lo que el dato desciende mucho”.

Por ello, insiste en que “no se puede generalizar”, ya que depende de la especialidad que los estudiantes elijan. Por ejemplo, “en el sector de las TIC se va a necesitar tanto al que está realizando una ingeniería como a los que están estudiando un ciclo profesional. Lo mismo ocurre en el sector industrial. Sin embargo, en el educativo probablemente hagan falta más profesionales del sector universitario que de FP”, aclara Bajo, quien también considera que ya ha desaparecido esa generación en la que las familias rechazaban que sus hijos estudiaran una Formación Profesional por verla inferior a la universitaria.

Jesús Arnau, director general de CEOE en Aragón, pone de manifiesto que "más que tratar de establecer primacías entre formación universitaria y profesional, ambas necesarias y demandadas, la cuestión clave está precisamente en que la formación, sea de uno u otro tipo, es decisiva a la hora de contratar o encontrar un empleo. Más del 70% de las ofertas de empleo piden formación más allá de la básica obligatoria". De hecho, según Arnau, "tomando los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) están en el 7,63% para titulaciones superiores universitarias o de formación profesional en Aragón, siendo prácticamente el doble para quienes solo alcanzan la Educación Secundaria; superior al 19% para quienes solo finalizaron Primaria y mayor al 30% para quienes no han completado esos estudios".

Además, los centros aragoneses han empezado a apostar por la formación dual. Es decir, en el caso de los grados medios o superiores, los estudiantes pueden cursar algunas asignaturas directamente en las empresas a lo largo del segundo curso. Así, también se va a implantar en la Universidad de Zaragoza, en Ingeniería de Datos en Procesos Industriales. Se trata de la primera experiencia de formación dual en la institución académica. "La influencia de la Formación Profesional también llega a la universidad, se produce un feedback. Hay cosas que la universidad puede aportar, pero también hay cosas que proporciona la experiencia de la Formación Profesional. La universidad tiene que responder a las necesidades de las empresas y ahí queda un camino importante", concluyen desde CEPYME Aragón.