FIN DE TEMPORADA

El cierre de Astún pone fin a una difícil temporada para el sector de la nieve

La estación abrió sus pistas el pasado 23 de diciembre, siendo el único centro invernal abierto en la Comunidad. Los Espacios Nórdicos de Aragón también han dado por finalizada la temporada

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Las pistas de esquí de Astún cierran la temporada este domingo

La estación de esquí de Astún cierra sus pistas este domingo, 4 de abril, dando por terminada así la temporada de nieve 2020-2021. Este centro invernal, ubicado en el Pirineo Aragonés, es el único que ha permanecido abierto en la Comunidad durante la actual temporada de esquí, en la que las estaciones del grupo Aramón han permanecido cerradas. Una decisión que el grupo empresarial tomaba tras conocerse la prórroga de las restricciones de movilidad imperantes en la Comunidad.

Astún ha permanecido abierto al público desde el pasado 23 de diciembre, A través de un comunicado, ha expresado su "más sincero agradecimiento" a todos los que han visitado las pistas a lo largo de estos casi cuatro meses, una temporada que han calificado como "difícil". Los responsables de la estación también han destacado el esfuerzo que ha supuesto ofrecer "el mejor servicio", teniendo en cuenta, recuerdan, la "aplicación de la normativa COVID-19". Además, en la misma nota adelantan que se encuentran inmersos en la preparación de la próxima campaña de nieve.

Aramón y Candanchú renunciaron a abrir sus pistas esta temporada

Por otro lado, el grupo Aramón comunicó el pasado mes de febrero la decisión de mantener cerradas las estaciones, debido al avanzado estado de la temporada y las restricciones de movilidad vigentes. Por tanto, las estaciones pirenaicas de Cerler, Formigal-Panticosa, y las turolenses de Javalambre y Valdelinares no han abierto al público este año.

"Nunca hubiéramos imaginado vivir un invierno sin vosotros", lamentaba el grupo Aramón en un comunicado difundido en sus redes sociales. Los trabajadores de la empresa se encuentran en ERTE desde el pasado mes de noviembre, ante la imposibilidad de trabajar esta temporada.

También Candanchú, la segunda estación aragonesa no perteneciente al grupo Aramón, renunció también a abrir sus puertas debido a las restricciones de movilidad de comunidades vecinas. Ni siquiera con el levantamiento del confinamiento provincial, la estación se planteó la posibilidad de abrir, dado lo avanzado de la temporada. Sus trabajadores, también han estado en ERTE.

Los Espacios Nórdicos de Aragón también daban por finalizada su temporada el pasado domingo, 28 de marzo, que comenzó a principios de diciembre. "La afluencia de visitantes ha sido menor este año", señala el director de los Espacios Nórdicos de Aragón, Mario Gómez, quien achaca la decisión de cerrar antes de Semana Santa a la falta de aficionados procedentes de otras comunidades como Navarra, País Vasco, Cataluña, Madrid o Valencia. 

"La temporada ha sido aceptable, aunque las restricciones de movilidad han condicionado todo el funcionamiento", cuenta el director de los Espacios Nórdicos. "Por un lado ha sido mala, ya que hemos tenido menos visitantes, pero también hay una parte positiva, y es que hemos tenido más esquiadores de la Comunidad", explica Gómez. 

Las restricciones de movilidad han provocado que muchos aragoneses se acercasen a las estaciones de esquí nórdico como las oscenses de Llanos del Hospital (Benasque), Pineta, Candanchú, Lizara o la turolense de La Muela de San Juan, para practicar por primera vez esquí de fondo o raquetas. "Aparte de Astún, era la única opción de nieve que había", explica Gómez, quien también indica que muchas personas iban "a pasar el día, a jugar con la nieve o a estar con la familia", sin necesidad de practicar un deporte concreto. Respecto a la próxima temporada de verano, en los Espacios Nórdicos de Aragón no se aventuran a pronosticar una mayor o menor afluencia, porque, según cuentan, "habrá que esperar a ver si se flexibilizan las medidas sanitarias impuestas por la COVID-19".