Publicidad
DÍA DEL CÁNCER INFANTIL

Aragón diagnosticó el año pasado 42 casos de cáncer infantil, una enfermedad que superan el 81% de los pacientes

La leucemia es el tipo más común seguido de los tumores cerebrales. La investigación es clave para aumentar la supervivencia

ALIZIA BEGUÉ /
El lazo amarillo es el símbolo de la lucha contra el cáncer infantil.
icono foto El lazo amarillo es el símbolo de la lucha contra el cáncer infantil.

En Aragón, 42 niños fueron diagnosticados de cáncer en 2021. La mayoría de ellos, 31, se dieron en la provincia de Zaragoza, mientras que en la de Huesca fueron ocho menores y tres, en la de Teruel. Se trata de una incidencia de nuevos casos que entra "dentro de la normalidad", según fuentes de Aspanoa, la principal asociación que atiende a estos pacientes y sus familias en Aragón. Por otro lado, en la Comunidad hay otros 42 menores que se encuentran en tratamiento con una fecha de diagnóstico anterior, es decir, en 2020 o años previos. A ellos, se suman otros ocho niños nacidos en La Rioja, que son derivados a Aragón porque no cuentan con unidad de Oncopediatría. 

Del total de todos ellos, el 81% sobrevive a esta enfermedad, una cifra relativamente alta, pero que se quiere superar y para ello resulta "esencial" la investigación, según asegura el gerente de Aspanoa, Juan Carlos Acín. Esta tasa refleja el porcentaje de pacientes que sobreviven y no vuelven a padecer la enfermedad en cinco años.

Según esta ONG, la leucemia es el cáncer infantil más común, con un 30% del total, seguida de los tumores cerebrales, que representan el 25%. El resto son cánceres de otros tipos, entre los que destacan por ejemplo el tumor de Wilms o los osteosarcomas.

Aspanoa, una de las ONG más veteranas de Aragón con 34 años de historia y que gestiona 762.600 euros al año, atendió el pasado 2021 a 174 menores en diferentes fases de la enfermedad. De ellos, hay 74 que ya han terminado su tratamiento médico pero continúan en seguimiento y revisión para controlar que no recidivan, es decir, que la enfermedad no vuelva a aparecer una vez superada. También se continúa atendiendo a ocho jóvenes supervivientes mayores de 18 años, debido a las secuelas que padecen. 

Asimismo, las familias de los menores afectados precisan de una atención concreta. En 2021, se atendieron a 355 en total: 304 padres o madres del niño y 51 hermanos. 

Aragón, puntera en investigación

La investigación es la mejor forma de luchar contra el cáncer infantil y, por eso, Aspanoa dedica muchos esfuerzos a ella. Un ejemplo es la ayuda de 60.000 euros para el Grupo de Metabolismo y Células Madre Tumorales del Instituto de Investigación Sanitaria Aragón (IIS Aragón), que investiga cómo evitar la reaparición de un tumor cerebral. 

Patricia Sancho trabajando en laboratorio. / Aspanoa, Asier Alkorta.

Con el liderazgo de la investigadora Patricia Sancho, desde junio de 2021 trabajan en encontrar métodos para evitar que los meduloblastomas más agresivos vuelvan a aparecer tras el tratamiento o se reproduzcan en otras partes del cuerpo del paciente. “Nuestra idea es dar prioridad a fármacos que ya están en el mercado porque, al estar aprobados para uso en humanos, si funcionan en ratones sería más fácil hacer ensayos clínicos en pacientes”, explica la doctora Sancho.

El meduloblastoma es el tumor cerebral maligno más frecuente en los niños con cáncer y se localiza en el cerebelo. Entre dos y tres niños aragoneses son diagnosticados cada año y su supervivencia en España está en el 60%. “Cuando el meduloblastoma reaparece, no hay posibilidades de curación”, apunta Sancho. Y concluye: “Nuestro objetivo consiste en eliminar estas células madre tumorales para evitar que el meduloblastoma reaparezca”.