DESPOBLACIÓN

Nuevo frente común de Aragón y las dos Castillas para lograr ayudas para empresas en zonas despobladas

Los presidentes Lambán, Fernández Mañueco y García-Page se reúnen hoy en Albarracín para reclamar que las áreas colindantes a Teruel, Cuenca y Soria también puedan acceder a exenciones fiscales. Cuatro comarcas aragonesas podrían beneficiarse

ARAGÓN NOTICIAS /
Salcedillo (Teruel) es uno de los municipios con menos habitantes de la provincia, 17.
icono foto Salcedillo (Teruel) es uno de los municipios con menos habitantes de la provincia, 17.

Los presidentes autonómicos de Aragón, Javier Lambán, Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se reúnen este jueves en el municipio de Albarracín (Teruel) para reclamar de forma conjunta al Gobierno central que las áreas próximas a las provincias más despobladas de estas tres Comunidades   Teruel, Soria y Cuenca- puedan acceder a ayudas para las empresas que se encuentran en zonas con baja densidad de población. Unas ayudas que pueden llegar a suponer el ahorro de hasta un 20% en los costes laborales de las firmas instaladas en las zonas despobladas susceptibles de recibir estas exenciones, ya en vigor en áreas muy poco pobladas de los países nórdicos.

Se da la circunstancia de que las provincias de Teruel, Soria y Cuenca son también las más despobladas de España. No llegan a los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, rozando el umbral de zona desértica marcado por la Unión Europea. 

En el caso de Aragón, la posibilidad beneficiaría no solo a las tres comarcas zaragozanas que lindan con Teruel y tienen una densidad de población de menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado –Campo de Belchite, Campo de Daroca y la Ribera Baja del Ebro–, sino también a la Comarca del Aranda, que encaja con la catalogación de poco poblada y hace frontera con Soria. En el encuentro convocado hoy, al que también asistirán la consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales del Ejecutivo aragonés, Mayte Pérez, y el Comisionado para la Despoblación del Gobierno de Aragón, Javier Allué, está previsto la firma de una declaración entre los tres presidentes autonómicos. Tras ella, a las 12:00, los presidentes ofrecerán una conferencia de prensa, que les ofrecerá en directo Aragón Noticias.

La despoblación, un problema de Estado

Las tres comunidades, Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha, representan el 43% del territorio español, pero solo al 12% de su población, con 5,7 millones de habitantes. Comparten elementos territoriales, históricos, económicos y culturales. 

Almohaja (Teruel)

Lambán, Fernández Mañueco y García-Page han mantenido encuentros similares al de este jueves para abordar problemas comunes que les atañen, desde la consecución de fondos europeos a la colaboración sanitaria entre zonas limítrofes. En concreto, el pasado tres de julio de 2020, Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha reclamaron que las provincias de Teruel, Soria, y Cuenca, fueran designadas como zonas desfavorecidas por su baja demografía, de cara a recibir ayudas de Europa. Los presidentes de las tres comunidades se reunieron en Soria para solicitar de modo conjunto beneficios fiscales y firmaron un documento en el que solicitaban que las ayudas europeas les tengan en cuenta, por su baja densidad demográfica. Consideran que la despoblación es un problema de Estado y exigen la revitalización del mundo rural y un nuevo modelo de financiación autonómica que permita la verdadera igualdad entre territorios.

El objetivo de los tres presidentes es que la despoblación condicione el debate político nacional, la gestión del presupuesto del Estado y la reforma de la financiación autonómica. Y que Teruel, Soria y Cuenca, como ocurre en lugares del norte de Europa, puedan aplicar deducciones fiscales o en las cuotas de la seguridad social a las empresas de estas zonas. En concreto, el presidente aragonés, Javier Lambán, pedía acciones concretas, frente a planes grandilocuentes ,y una mejor financiación autonómica que garantice la igualdad de servicios, independientemente del lugar donde se viva.

Asimismo, el pasado 11 de diciembre, los presidentes de Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León mantuvieron otro encuentro en Talavera de la Reina (Toledo) para optar a los fondos europeos con proyectos conjuntos que respondieran al reto demográfico. En el encuentro, suscribieron una declaración institucional para solicitar al Gobierno de España que los criterios relativos a este reto sirvan de referencia para la distribución de los fondos comunitarios de Nueva Generación. Como objetivos se marcaron promover la cohesión económica y social, la vertebración y el reequilibrio territorial en el marco del reto demográfico, fortalecer la capacidad de recuperación económica y social, orientada a la bioeconomía, mitigar el impacto social y económico de la crisis sanitaria, y apoyar las transiciones verde y digital en todo el territorio.

Renovación de los acuerdos sanitarios por cuatro años

En Talavera, los presidentes autonómicos suscribieron la renovación de los protocolos de colaboración sanitarios, por una duración de cuatro años, para las poblaciones limítrofes de las tres comunidades con objeto de ampliar la cooperación entre los tres Ejecutivos autonómicos,  a través de sus respectivos servicios públicos de salud (SESCAM, SALUD y SACYL), para la prestación de asistencia sanitaria, incorporando la vigilancia epidemiológica en el contexto de la COVID-19.

La mitad de los municipios, en riesgo de despoblación

Las décadas de los años 60 y 70 fueron críticas para la provincia de Teruel, que perdió un 20 % de su población. Un problema que se ha extendido a lo largo de los años y también por buena parte de la geografía española. Ocho de cada diez municipios han visto cómo descendía su padrón en los últimos diez años. Despoblación que se origina por las migraciones, pero también afectan factores como el envejecimiento o la baja tasa de natalidad

Estepa de San Juan (Soria)

Casi la mitad de los municipios españoles está en riesgo de despoblación. Hay lugares donde la crisis demográfica se agudiza tanto que rozan el umbral de zona desértica marcado por la Unión Europea: son las provincias de Teruel, Soria y Cuenca. No llegan a los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Estas densidades, provocadas sobre todo por la emigración de los pueblos a las ciudades, les hacen competir en los ranking europeos con países como Laponia y Noruega.

Menos habitantes en 2018 que en 1998

En el caso de Aragón, ha crecido el padrón, pero eso no se refleja en el medio rural. Gota a gota muchos pueblos pierden vecinos y no los recuperan. Casi el 78% de las localidades aragonesas tenían en 2018 menos población que en 1998. Y en la misma situación, Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Estos territorios se vacían y también envejecen, concentrando la mayor parte de los pueblos españoles sin menores de cuatro años. Y eso va dejando un vacío generacional en muchos rincones. En nuestra comunidad casi un cuarto de los censados tiene más de 65 años.