CATALUÑA

JxCat renuncia a estar en la mesa de diálogo

La formación atribuye al Gobierno central el veto a sus representantes y considera "un mal presagio aceptar la censura"

ARAGÓN NOTICIAS/AGENCIAS /
icono foto Manifestación independentista en Cataluña.

JxCat no modificará su propuesta de nombres para la delegación catalana de la mesa de diálogo con el Estado y así no asistirá a la misma, al tiempo que ha responsabilizado del "veto" a sus nombres al Gobierno central.

Lo ha anunciado en una rueda de prensa este martes el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, que ha señalado que sería "una mala praxis aceptar de entrada las exigencias que el Gobierno plantea" y un "mal presagio aceptar la censura".

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha sido quien ha anunciado la exclusión por ahora de la mesa de diálogo Estado-Generalitat a los nombres propuestos por JxCat por no formar parte del Govern, entre los que se encuentran Jordi Sànchez y Jordi Turull, dos de los presos del "procés" indultados en junio, además de la portavoz de Junts en el Congreso, Míriam Nogueras.

En la rueda de prensa, Sànchez ha negado que existiese ningún "acuerdo", verbal o escrito, con Aragonès en virtud del cual los miembros de la delegación de Junts tenían que ser miembros del Govern, aunque ha insistido en que no ha sido Aragonès quien ha "vetado" los nombres sino el Gobierno central.

"Hemos sido vetados"

"Si Junts no forma parte de la delegación es porque hemos sido vetados y porque Aragonès no ha nombrado unos nombres que no eran de la satisfacción del Gobierno español", ha subrayado el secretario general de JxCat.

En caso de que hubiese sido Aragonès quien hubiese vetado los nombres, ha dicho Sànchez, la situación sería distinta. A pesar del "tropiezo" del día de hoy, Sànchez ha señalado que la no asistencia de miembros de Junts a la reunión de la mesa de diálogo no pone en riesgo la "estabilidad" del Govern ni abre ninguna "crisis" en el mismo: "Entendemos que la vida de un Govern es más rica que la mesa de diálogo".

Y ha avanzado que su formación no convertirá este desencuentro en ningún "casus belli" que "arrastrarán" en los próximos meses, y que JxCat no se movilizará en contra de la mesa de diálogo. Según ha dicho Sànchez, Junts no dejará "ninguna silla vacía" en la reunión de mañana: "En todo caso, no se nos ha dejado entrar".