CRÍMENES DE ANDORRA

Feher disparó el arma de uno de los dos guardias civiles asesinados

Las pruebas aportadas por Criminalística confirma que 'Igor, el ruso' tenía restos de "plomo, antimonio y bario" en las manos, lo que confirma que disparó un arma de fuego

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Norbert Feher, conocido como 'Igor el Ruso', acusado de tres asesinatos.

"Se tomaron muestras de las dos manos del acusado, de su rostro y de cabello. Todas las muestras dieron positivo”. Los especialistas del Servicio de Criminalística de Madrid han afirmado en la quinta sesión del juicio a Norbert Feher que las pruebas que le realizaron confirman que la noche del suceso disparó un arma, concretamente la pistola reglamentaria de uno de los guardias civiles abatidos en 2017.

Los especialistas han sido los primeros en declarar este viernes en la quinta sesión del juicio a 'Igor, el ruso' por el triple homicidio de Andorra (Teruel), en el que fallecieron José Luis Iranzo, Víctor Caballero y Víctor RomeroHan explicado al jurado que participa en la vista cómo se prueba que una persona concreta ha disparado un arma de fuego: "Buscamos plomo, antimonio y bario", tres elementos químicos que "solo se generan al disparar un arma, en ningún otro caso".  Esta combinación fue la que se halló en 2017 en las manos de Norbert Feher. “Los gases que salen del arma depositan restos, por eso se tomaron muestras de las manos del acusado, y  todas dieron positivo”, han precisado. Con este procedimiento, los especialistas pueden determinar la distancia a la que se efectúa un disparo.

"Todos los orificios coinciden en un calibre de 9 milímetros", han indicado los expertos, en referencia a los impactos de bala presentes en los cuerpos de las tres víctimas, que coincidirían con el utilizado en el arma reglamentaria utilizada por la Guardia Civil. 

Feher disparó a Víctor Romero "a quemarropa"

El agente Víctor Romero fue el único de los tres fallecidos que recibió un disparo "a quemarropa", han asegurado los peritos de la Guardia Civil. "El disparo se produjo a corta distancia, a menos de 35 centímetros y por la espalda", han explicado los especialistas a las preguntas formuladas por la Fiscal. Tanto Víctor Caballero como José Luis Iranzo recibieron los disparos desde una distancia mayor. En el caso del ganadero, han señalado, las muestras tomadas a sus manos "no presentaban restos de haber disparado un arma", por lo que se confirma que el joven no pudo defenderse. 

En su turno, los agentes del Departamento de Biología de la Guardia Civil han confirmado que se hallaron restos del ADN de Norbert Feher en los escenarios de los crímenes. En concreto, los especialistas han indicado el hallazgo de otros restos de material genético en la ventana del 'masico' perteneciente a la familia del fallecido José Luis Iranzo, lugar por el que se sospecha que accedió Norbert Feher a la casa para robar, y donde el 14 de diciembre de 2017 acabó con la vida del ganadero. Además, coincidiendo con lo indicado por los especialistas de Criminalística, se encontraron restos de ADN del procesado en la pistola del agente Víctor Romero y en un chaleco reglamentario de la Guardia Civil. 

Se podría haber identificado antes a Feher

Varias acusaciones han denunciado durante toda la semana que ha durado el juicio la falta de personal, seguridad e información que se vivieron en la zona tras los robos y disparos que realizó Feher en Albalate del Arzobispo (Teruel).

Los testimonios de los especialistas del Departamento de Biología del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil de Madrid han sido claves. Los peritos han comunicado que una vez detenido Feher tras los asesinatos y cotejado su ADN en un sistema de búsqueda de delincuentes internacionales, sonaron todas las alarmas en Italia, donde era buscado por multitud de delitos, entre ellos el de asesinato.

Unas pruebas biológicas que no se realizaron hasta el día después del triple crimen, por lo que se ha puesto en evidencia que, si se hubieran cotejado antes las muestras de ADN de los restos que dejaba tras sus robos, quizá se podría haber descubierto antes la identidad del acusado, lo que habría movilizado más efectivos a la zona y en consecuencia un mayor despliegue de búsqueda.

Según ha podido saber Aragón TV, la familia del ganadero asesinado José Luis Iranzo introducirá mediante un perito la valoración económica a la que hay que sumar la física y psíquica que supusieron las muertes que provocó Feher. Es una comparecencia que no estaba en el guion y que abre la puerta al llamado procedimiento de responsabilidad patrimonial. Una vía que permitiría reclamar después al Estado y poner en juicio la actuación de los mandos antes de esos asesinatos.