ESTUDIO DGA-UNIVERSIDAD

La mujer del medio rural reclama más apoyo para permanecer en el pueblo

Las mujeres representan el 46% en municipios de menos de 2.000 habitantes. Valoran los recursos naturales y culturales, pero consideran que las posibilidades de empleo son escasas

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Una mujer en el medio rural

Las mujeres que viven en el medio rural reclaman más apoyo de la administración pública, especialmente información y coordinación, para cumplir con su deseo de seguir permaneciendo en el pueblo los próximos años. Es una de las principales conclusiones de dos estudios llevados a cabo por el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, a través de su Unidad de Igualdad, en colaboración con la Universidad de Zaragoza.

Según este informe, las mujeres rurales están muy identificadas con el medio donde viven, y valoran especialmente los recursos naturales y culturales. Sin embargo, consideran que las posibilidades de empleo son escasas, lo que obliga a muchas a emprender para poder trabajar. También constatan deficiencias en servicios e infraestructuras en los municipios donde desarrollan su proyecto personal. 

Para Mari Luz Hernández, que ha coordinado el estudio "Situación del mundo rural aragonés desde una perspectiva de género, 2020", "fomentar y facilitar el empleo y el emprendimiento es básico para que las mujeres puedan permanecer en el medio rural. Es muy importante contar con su visión a la hora de realizar propuestas”, resalta.

Diferencias entre comarcas

El estudio, presentado este martes, también ha detectado diferencias entre las comarcas aragonesas, siendo las de Comunidad de Teruel y Albarracín las que peor nota sacan, mientras que la Comarca Central, Ribera Alta del Ebro y Campo de Daroca son las que obtienen mejor valoración.

Además, se constata en el medio rural una mayor brecha de género poblacional y de empleo que en el medio urbano, y mayor envejecimiento poblacional, lo que dificulta la fijación de población en edad de trabajar. El informe también comprueba que las  las mujeres desean seguir permaneciendo en el medio rural en los próximos años, siendo el sector agrario el que más arraigo genera.

Según explica Rosa Duarte, que ha coordinado el trabajo "Mujeres y desarrollo socioeconómico en el medio rural en Aragón: aproximación desde una perspectiva de género", "hay margen para mejorar. El apoyo a la conciliación, facilitar el acceso a la formación continua, así como facilitar el acceso de las mujeres a la información sobre los recursos y apoyos disponibles y facilitar su contacto con la administración, por ejemplo, fomentando el uso de medios electrónicos, serían algunas iniciativas en esta línea”, afirma. 

Presencia femenina en el medio rural

Actualmente, los municipios aragoneses de menos de 2.000 habitantes tienen un porcentaje de mujeres situado en torno al 46%, algo mayor si son municipios de entre 2.000 y 9.999 habitantes y, ligeramente superior al 50% si hablamos de núcleos mayores de 10.000. 

Según destaca Miriam Ferrer, responsable de la Unidad de Igualdad del Departamento de Agricultura, "ambos estudios nos ofrecen, por primera vez, una foto fija de la situación actual de la mujer en cada comarca aragonesa. Además, cabe destacar que, tanto por el número de respuestas recibidas, como por la variedad de cuestiones incluidas, hasta donde conocemos, el estudio es único en Europa en integrar distintos aspectos socioeconómicos, territoriales y de percepción de arraigo en el territorio, estudiando las percepciones y valoraciones de las mujeres rurales desde una perspectiva de género”.

Anabel y María, dos mujeres del medio rural

Tras estudiar la carrera de Económicas en Barcelona, Anabel Cases decidió volver a su pueblo, Alcampell, en Huesca. Allí se dedica a gestionar la parte administrativa de la granja y de los campos de su pareja. Explica que cuenta con las dificultades que tiene cualquier mujer en el medio rural. También en el sector agrario, donde, afirma, tiene que pelear más para salir adelante. "Somos nosotras las que nos tenemos que creer que valemos para lo que hacemos, y que es un sector tan nuestro como el de los hombres. Y que lo defendemos con uñas y dientes. Y está visto: todas las mujeres que yo conozco ganaderas lo defienden con uñas y dientes.", afirma.

En Santa Eulalia del Campo, en Teruel, hace poco más de un año que María Martín abrió una carnicería. Comenta que tenía claro que quería quedarse en su pueblo: "Primero, porque hay vida y calidad, y porque me gusta mi pueblo." Y reclama que "hay que fomentar el que la gente sigamos viviendo en los pueblos". "Sobre todo -concluye-, si no lo fomentamos nosotros, que nos gusta y nos apoyamos...".

Vídeos

Vídeos