ENTREVISTA BUENOS DÍAS

"El apoyo y la comprensión son fundamentales para el colectivo trans"

Tras varios años de sufrimiento, el zaragozano Ánder Cobos, de 19 años, está a punto de comenzar el proceso de hormonización para adecuar su cuerpo al de un chico

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Ánder Cobos, este viernes en el programa 'Buenos días Aragón', de Aragón TV.

“Al principio lo dejaba pasar, pensaba que era una chica masculina. Pero me di cuenta de que era algo más”. Con esta naturalidad relata Ánder Cobos, de 19 años, cómo se dio cuenta de que él no se sentía una chica, a pesar de que su apariencia así lo mostraba. Tras muchos años de sufrimiento y lágrimas, el pasado año el joven zaragozano se armó de valor para contarles a sus padres que era un chico.

“No me atrevía a decírselo cara a cara. Les dejé una nota y, una vez que la hubieran leído tranquilamente, me senté a hablar con ellos. Estaba muy nervioso porque no sabía si iban a aceptarme o me iban a rechazar”, afirma Cobos, liberado y, sobre todo, agradecido por el “apoyo tan importante” que recibe de sus progenitores.

Actualmente, Ánder está a punto de iniciar el proceso de hormonización, un camino que le permitirá convertirse en “lo que realmente quiero ser”. "Ahora te das cuenta de reproches que le has podido hacer, por ejemplo cuando se cortó el pelo a lo chico. Luego te das cuenta de los motivos por los que ha hecho estas cosas y te sientes un poco culpable”, lamenta su padre, José Cobos, que recuerda que el apoyo y la comprensión para el colectivo trans es “fundamental”.

Toda la familia y amigos más cercanos del joven han estado a su lado durante este proceso. Su hermana Lidia, a la que sí le contó la noticia en persona, se emociona al reconocer que su motivo de mayor orgullo es “que lo dijera, que se vistiera como quisiera”.

Junto a ella, la madre de ambos, Carmen, muestra su preocupación al pensar que su hijo lo haya podido pasar mal en determinados entornos por su situación. “Desean con tantas ganas el cambio, sentirse físicamente masculinos, que no piensan en nada más”, asegura.

Apoyo y refugio para las familias

La asociación Chrysallis se dedica a aconsejar y guiar a las familias como la de Ánder Cobos durante todo el proceso. “Damos apoyo y refugio a los padres. No estamos informados ni preparados para actuar en el momento en el que nuestro hijo nos dice que no es lo que pensamos que era”, afirma Óscar Pérez, miembro de la organización.

Pérez señala que el proceso de tránsito es “muy complejo” y asegura que no hay dos iguales. “Esto no tiene edad, no tiene clase económica… la transexualidad ha existido siempre, no es algo nuevo. Respeto, aceptación y, a partir de ahí, todo lo demás”, sentencia.