ÚLTIMO DÍA DE LA EVAU

Así ha sido el examen de Matématicas para Ciencias Sociales: más opciones a elegir que otros años

Este año 2021 se mantenía la flexibilidad en la elección de preguntas, como ya ocurrió el año pasado, para compensar el impacto de la pandemia en las aulas. Una profesora de la materia analiza las claves de esta prueba

ARAGÓN NOTICIAS /
icono foto Pizarra con uno de los ejercicios de Álgebra de la EvAU 2021.

Más opciones a elegir y más sencillo que otros años. Esa es, al menos, la valoración del examen de la EvAU 2021 de Matemáticas aplicadas a Ciencias Sociales que comparte con Aragón Noticias Marina Arto, profesora de esta asignatura en el IES Avempace de Zaragoza. El impacto que tuvo la COVID-19 en la enseñanza durante el curso 2019-2020 motivó que, en el examen EvAU de 2020, se modificase la composición tradicional de la prueba, basada en la elección única a partir de dos bloques con tres subapartados. Así, se pasó a un modelo más a la carta, con un menú flexible de seis secciones independientes, de las que el examinado debe elegir tres. Este año, por segunda vez, se ha mantenido este sistema, lo que hace que haya sido, en palabras de Arto, más "aprobable".

Este jueves, tercer y último día de exámenes de la EvAU 2021, muchos de los esfuerzos han estado puestos en la asignatura de Matemáticas, que se subdivide en dos exámenes, en función de la rama de Bachillerato elegida. Por un lado, Matemáticas II, enfocada a los estudiantes que optan por la división de Ciencias y, por otro, Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales, cuyo público mayoritario es el alumnado de Letras. Hemos accedido a este último examen y, de la mano de Arto, hemos analizado en un vídeo, asociado a esta misma noticia, una de las partes que más "miedo" da a los alumnos: el álgebra.

Los estudiantes han tenido que elegir tres de los seis apartados de la prueba, que se podrían aglutinar en dos ejercicios de álgebra, dos de análisis matemático y otros dos de estadística y probabilidad, valorados de forma individual e independiente. Cada uno sumaba hasta diez puntos y, para conocer la nota final del test, se suma el total y se divide entre tres.

  • En los dos ejercicios de álgebra, el aspirante tenía que superar ejercicios de matrices, ecuaciones y funciones. 

  • Por su parte, en los de análisis matemático, había un problema relacionado con la programación lineal y otro con un estudio de mercado.

  • Finalmente, el ejercicio cinco ha consistido en calcular cuatro probabilidades sobre la base del enunciado, mientras que el último problema obligaba al alumno a utilizar la estadística para resolver varias premisas relacionadas con el intervalo de confianza.

¿Y si los del Bachillerato de Letras se presentan a Matemáticas II?

Esta premisa, que a priori podría parecer una temeridad, toma este año más sentido que nunca por la propia naturaleza de la prueba. Según argumenta Arto, el hecho de poder elegir libremente entre seis preguntas o secciones, hacía que un alumno de Letras pudiera afrontar un examen que se presupone solamente para los matriculados en el Bachillerato de Ciencias.

"Al no tener que elegir en bloque, el alumno se puede dejar un parte sin estudiar. El nivel de álgebra o análisis matemático en ambas ramas es prácticamente el mismo, y la única diferencia es la parte de geometría, que no la podrían afrontar", ha expuesto la titular de la asignatura en el Avempace. Esta posibilidad de elección, que otros años sería impensable, ha sido una realidad este año. De hecho, la profesora reconoce que la mitad de sus alumnos iba a optar a presentarse a Matemáticas II". Solo queda que las notas resultantes no sean una cuestión de azar.
 

Vídeos

Vídeos