¿Y ahora qué?

Tras caer el sábado, el Zaragoza busca motivación ante su travesía por la zona media de la tabla

Juan Pablo Montaner /
icono foto Varios jugadores del Real Zaragoza, en los instantes previos del reciente duelo ante Las Palmas.

La derrota del Real Zaragoza en El Sadar abre un escenario complicado para el Real Zaragoza. A falta de 15 jornadas para finalizar el campeonato, se encuentra en mitad de la nada: demasiado lejos de la sexta plaza como para pensar en la promoción; con una notable ventaja sobre la zona de descenso como para acabar pasando apuros. En estas aguas seguramente resulte más complicado encontrar esa motivación y la tensión competitiva que conlleva el pelear por retos ambiciosos.

Obviamente, la plantilla no se va a dejar llevar. Más con Víctor Fernández en el banquillo. Un técnico que el sábado se mostraba muy dolido por la derrota (no por la actitud de sus jugadores) y que sin duda no va a permitir que nadie se relaje. El reto es sumar el mayor número de puntos posibles en los encuentros que restan y después... ya se verá.

Lo cierto es que pensar en jugar el playoff requiere de una gran dosis de optimismo. La frontera la marca el Cádiz con 44 puntos. El Real Zaragoza suma en este momento 31. Es decir, 13 puntos de distancia cuando restan 45 por jugarse y muchos aspirantes de por medio que miran a esa sexta plaza. El equipo aragonés todavía debe enfrentarse a todos los equipos que ahora mismo van desde la tercera hasta la decimocuarta plaza exceptuando al Oviedo, al que se ganó en La Romareda hace cinco jornadas. Sin duda se trata de un factor que juega a favor del Zaragoza, pero no por ello el reto pierde dificultad.

Benito, voz del optimismo

En la zona mixta de El Sadar, Alberto Benito se erigió como la voz del optimismo dentro del vestuario. Mando un mensaje claro: "Si ganamos 12 partidos tenemos posibilidades de meternos como sexto clasificado". Es un mensaje que desde fuera puede sonar sorprendente, pero el lateral derecho insistió: "Creo que podemos hacerlo. Si no confiamos nosotros en eso, mejor ni salimos los domingos". 

Realmente ése es el único reto que puede ponerse por delante el equipo cuando ni siquiera se ha agotado el mes de febrero. La ambición del vestuario es llegar con opciones al tramo final del campeonato y ahí intentar conseguir lo que ahora parece imposible. "La Segunda División es muy larga y es bonito llegar a las últimas siete jornadas jugándote algo. En ello pensamos y ese es nuestro objetivo", explicaba Benito. El tiempo dirá si tiene razón.

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR