CICLISMO

Roglic y Mas destacan en la montaña durante la exhibición de Caruso

El italiano del Bahrain venció tras más de 70 kilómetros de fuga

Aragón Deporte /
Damiano Caruso celebra su victoria de etapa.
icono foto Damiano Caruso celebra su victoria de etapa.

El italiano Damiano Caruso venció en la etapa 9 que acababa en un puerto especial, el Alto de Velefique. El del equipo Bahrain se exhibió tras estar más de 70 kilómetros en fuga y resistió al empuje final de los favoritos, entre los que Primoz Roglic y Enric Mas demostraron estar un punto por encima del resto. El esloveno mantiene el maillot rojo, con 28 segundos de ventaja sobre el balear, que asciende a la segunda posición. El tercero es ahora el otro Movistar 'Supermán' López. El gran damnificado de esta novena etapa fue el español Mikel Landa, que se dejó cerca de cuatro minutos.

La jornada, de 188 km con cuatro ascensiones puntuables, partió de la localidad murciana de Puerto Lumbreras nerviosa, con muchos corredores ávidos de protagonizar la fuga del día, pero en esta ocasión el pelotón tardó mucho en abrir la mano. Tanto como 93 kilómetros, que fueron los que transcurrieron antes de que se juntaran en cabeza de carrera once hombres, a saber: Damiano Caruso (Bahrain Victorious), Olivier Le Gac y Rudy Molard (Groupama-FDJ), Robert Stannard (Team BikeExchange), Romain Bardet y Martijn Tusveld (Team DSM), Kenny Elissonde (Trek-Segafredo), Rafal Majka (UAE Team Emiarates), Lilian Calmejane (AG2R-Citroën Team), Ángel Madrazo (Burgos-BH) y Julen Amézqueta (Caja Rural-Seguros RGA).

Este grupo llegó a manejar casi tres minutos de margen pasado el km 100 de etapa y una máxima renta de 3’36” en el km 111, justo en el momento en el que Ineos Grenadiers comenzó a tomar el mando de las operaciones y la ventaja fue en rápido declive. Así las cosas, con una diferencia de poco más de un minuto y 70 km por delante, el italiano Damiano Caruso, segundo este año del Giro, lo apostó todo por el triunfo de etapa dejando a sus compañeros de escapada.

Pasaban los kilómetros y el transalpino mantenía a raya a sus perseguidores (Bardet, Tusveld, Majka y Amézqueta), con el pelotón siempre guiado por Ineos. Con unos dos minutos de margen, el ciclista de Bahrain seguía a lo suyo a 40 km de meta, mientras Jumbo-Visma relevaba a Ineos al frente del pelotón. Un cambio éste que dio alas a las opciones de triunfar de Caruso, ya que los hombres de Roglic se lo tomaron con mucha más calma.

Así, Caruso llegó al pie del Alto de Velefique con 3’18” sobre sus perseguidores y 5’15” sobre los ‘gallos’, un margen que supo administrar para llevarse su cuarta victoria como profesional (tenía una etapa de la Semana Coppi-Bartali de 2013, el Circuito de Getxo del pasado año y la etapa que conquistó en el último Giro), mientras entre los favoritos se desataba la pelea con Adam Yates como principal estilete y con un Enric Mas ambicioso al que sólo pudo seguir Roglic. Mañana, jornada de descanso para los ciclistas.