La Escuela de Waterpolo aplaza la 'final' ante Concepción al no tener una piscina en la que poder jugar

El equipo zaragozano está sufriendo un calvario esta temporada al no disponer de una instalación

Aragón Deporte /
La piscina de Bomberos, donde la EWZ juega sus partidos como local, en una imagen de archivo.
icono foto La piscina de Bomberos, donde la EWZ juega sus partidos como local, en una imagen de archivo.

La Escuela Waterpolo Zaragoza se ha visto obligada a aplazar el trascendental encuentro por la permanencia que debía disputar este próximo sábado en Zaragoza ante el Concepción. La razón no es otra que la falta de algo básico para poder disputar el encuentro: una piscina. Así las cosas, el club ha solicitado a la Federación Española de Natación el aplazamiento del encuentro, que queda ahora pendiente y sin fecha asignada a la espera de que este problema que sufre la entidad zaragozana tenga una solución. 

La falta de una instalación en la que poder competir (la piscina de Bomberos está cerrada por el momento) es el gran quebradero de cabeza que persigue al club este curso y que le está ocasionando notables problemas. No en vano, el club ya se vio obligado a cambiar el orden de los partidos en la primera jornada y disputar en la piscina de Terrassa un estreno liguero que debería haber tenido lugar en Zaragoza. En esta ocasión, el club ha intentado hacer lo mismo este fin de semana en el duelo que le enfrenta ante un rival directo por la permanencia en la División de Honor, pero el club madrileño ha alegado que tampoco disponía de piscina este sábado al no estar previsto que el partido se jugara en Madrid.

La Escuela Waterpolo Zaragoza ha contactado en los últimos días con otros clubes zaragozanos  pero ahí tampoco ha encontrado una solución temporal. Por el momento, el equipo sigue trabajando en la piscina del Alberto Maestro, una instalación en la que no se pueden celebrar partidos oficiales al carecer de la profundidad necesaria.

El club ya trató hace días con la concejala de deportes, Cristina García, esta problemática situación en una reunión a la que también asistió Rafa Aguilar, director técnico de la Federación Española de Natación. Entonces se acordó encontrar una solución para que el equipo pudiera competir en Zaragoza, pero esa solución no ha llegado todavía.