Juan Ignacio Martínez: "No hemos hecho un partido brillante, pero hemos conseguido los tres puntos"

El técnico blanquillo se ha mostrado contento con la victoria, aunque también ha reconocido los fallos del equipo zaragozano

Aragón Deporte /
icono foto Juan Ignacio Martínez durante la rueda de prensa

Juan Ignacio Martínez ha comparecido en la rueda de prensa tras el choque frente a la Ponferradina. Estas han sido sus palabras:

Valoración del choque

Mucho sufrimiento. Es una buena racha, pero hay que reconocer las cosas que han pasado en el partido que, cuando vienes de no sumar, el equipo ha estado muy precipitado. No hemos hecho un partido brillante, pero hemos conseguido los tres puntos. 

Estancado en lo futbolístico

Cuando estás en la situación de la tabla y los resultados que se dieron tanto a favor como en contra, te ves ahí y el sentimiento de competir está. Sin embargo, hemos entrado bien, pero con ese punto que nos ha hecho precipitarnos. El hecho de no ganar fuera de casa hace que nos lo juguemos todo en La Romareda. 

Álex Alegría y Peybernes

Álex se va con la pena de que no ha marcado el gol y nos daba un poco de tranquilidad. En el cansancio le hemos cambiado porque se le veía poco fresco para ayudarnos. Ha hecho un trabajazo. Respecto a Peybernes, estábamos sufriendo atrás y hemos modificado el esquema para no tener una desgracia. 

Cambios en la segunda mitad

Desde fuera intentamos ayudar al equipo en base de momentos puntuales. Como estábamos precipitados buscábamos jugadores que nos dieran la tranquilidad. Buscamos alternativas en el juego. 

Mercado de fichajes

Agradecido al club por el esfuerzo que están haciendo en el equipo. Yo vine a trabajar con una plantilla que es la que nos va a dar todo. Si viene algún jugador, le recibiremos con los brazos abiertos. 

Próximos partidos del Real Zaragoza

Vamos a trabajar en ello, porque es muy importante ganar los tres puntos fuera de casa para darnos confianza como equipo, ya no solo como locales. Eso nos dará un punto de actitud en el juego porque siempre nos precipitamos.