Jaume Ponsarnau: "Tenemos que alargar nuestros buenos momentos en el partido"

El técnico del conjunto rojillo ha comparecido en rueda de prensa en la previa del encuentro ante el Joventut

Aragón Deporte /
icono foto Jaume Ponsarnau en rueda de prensa.

Jaume Ponsarnau ha comparecido en rueda de prensa para analizar el duelo de este sábado ante el Joventut. El técnico del conjunto aragonés espera un encuentro muy complicado ante un rival que te exprime al máximo y ante el cual el conjunto aragonés deberá estar concentrado.

Eliminación europea

Estoy centrado en lo que viene por delante. Esto es deporte, al final sabemos que hay días que se gana y otros que se pierde. El otro día fue una derrota importante ya que se consumó la eliminación europea. El club estaba ilusionado, la gente también y nosotros igual. No hemos sabido adaptarnos a las circunstancias especiales de esta competición. El objetivo es seguir creciendo y sabemos que podemos mejorar.

¿Qué tiene que mejorar el equipo?

Tenemos que alargar nuestros buenos momentos en el partido y que los malos no sean tan malos. Hay jugadores que tienen virtudes que no son sólidas pero si muy especiales y que sacan ventajas. Tenemos que encontrar más equilibrio en el juego y acabar nuestros ataques mejor. Hemos demostrado no ser un mal equipo en defensa pero si mejorable.

Las circunstancias han cambiado el equipo

Lo primero es que las circunstancias, que empezaron con la lesión de Cook cambiaron el dibujo del equipo. Nos ha forzado a ser un equipo fuera de estándar, hemos tenido que busca ventajas a partir de encontrar inspiraciones, cosas que en mi carrera no ha sido habitual. Todo esto hace que sigamos exprimiendo la capacidad conceptual del equipo para encontrar cosas que nos den ventajas.

El rival: Joventut

Es un equipo que está jugando muy bien, de los más tácticos de la liga. Se aprovechan de que llevan bajo una filosofía hace tiempo, los nuevos jugadores han entrado bien en esa filosofía y aportando virtudes. Es un equipo difícil y tienen muchos puntos. Hay que minimizar sus virtudes para bajar su eficacia y encontrar así nuestro baloncesto.