GOLF

Ignacio Cervera, becado para estudiar en la Escuela Nacional Blume el curso que viene

El golfista aragonés es una de las grandes promesas de este deporte a nivel nacional

Aragón Deporte /
Ignacio Cervera, en una competición disputada recientemente.
icono foto Ignacio Cervera, en una competición disputada recientemente.

El aragonés Ignacio Cervera ha sido becado por el Consejo Superior de Deportes, a propuesta de la Federación Aragonesa de Golf, para estudiar durante el curso 2019-2020 en el Centro de Alto Rendimiento de León, institución perteneciente en la Escuela Nacional Blume. Una oportunidad que sin duda le permitirá progresar en su carrera como uno de los golfistas más prometedores del panorama nacional. “Lo primero que pensé fue la suerte que he tenido y la gran oportunidad que tengo por delante”, reconocía Cervera tras conocer la noticia.

Ignacio Cervera tendrá por tanto el próximo curso la oportunidad de progresar en uno de los centros más prestigiosos de España. “Haber sido seleccionado para la Blume supone una recompensa a todo lo que he trabajado estos años. Mi objetivo a medio plazo era alcanzar esta oportunidad”, aseguraba el joven golfista.

Cervera estudiará por las mañanas en el Colegio Leonés y entrenará por las tardes, en doble sesión técnica o física y en el campo, tanto en el Centro de Alto Rendimiento como en el Club de Golf de León. Sesiones maratonianas propias de un centro de alto rendimiento. “Sé que va a ser exigente. Tengo muy claro que voy a tener que ser muy constante en cuanto a trabajo escolar y deportivo, pero tengo muchas ganas de intentar cumplir mis objetivos”, reconocía el aragonés.

Una etapa dura que afronta cargado de ilusión. “Espero que sea un curso maravilloso, en el que aprenda un montón de cosas. No solo de estudios y golf sino de aprender a vivir lejos de casa. Además, espero hacer muchos nuevos amigos y pasármelo muy bien pero, sobre todo, aprovechar muy bien la oportunidad que tengo”, subrayaba.

Cervera es de los pocos aragoneses que hasta el momento han podido vivir esta experiencia. “Es un orgullo y me siento un privilegiado”, reconocía, dejándose guiar por quienes la disfrutaron antes que él. “Me han contado que, al principio, me va a costar un poco ya que se nota el cambio de vida. Me aconsejan que tengo que ser muy constante para poder sacar todo adelante, pero que una vez te organizas no es tan difícil”, asumía.