El último tren hacia la esperanza

El Zaragoza visita a Osasuna con la obligación de ganar para no descolgarse aún más

Juan Pablo Montaner /
El Real Zaragoza busca esta noche tres puntos vitales en Pamplona.
icono foto El Real Zaragoza busca esta noche tres puntos vitales en Pamplona.

Seguramente a falta de 16 jornadas pueda resultar algo exagerado decir que el Real Zaragoza verá pasar por delante esta noche el último tren hacia la esperanza del ascenso. Pensar que el equipo puede quedar varado en mitad de la tabla sin ni siquiera haber alcanzado marzo quizá sea chocante e incluso deprimente, pero la realidad es así. Al menos es la que reflejan los números. La sexta plaza queda ahora a 11 puntos de distancia, el ascenso directo a 18 y solo quedan en juego 48 repartidos en 16 jornadas. Todo lo que no sea ganar en Pamplona implicará decir adiós a muchas cosas.

Aunque esto es fútbol, no lo olvidemos, y el factor sorpresa siempre puede entrar en escena en cualquier momento. El Real Zaragoza, sin ir más lejos, protagonizó el curso pasado una remontada histórica en la segunda vuelta. Entonces, en este mismo punto actual, el equipo se encontraba a 8 puntos de un Osasuna que era el que marcaba entonces las plazas de promoción y a 10 del Rayo Vallecano, equipo que ocupaba la tercera en la que finalizaría el curso el equipo dirigido entonces por Natxo González. Ahora la distancia es mayor, pero las sensaciones que transmite el equipo sí circulan por parámetros parecidos a los de entonces.

El Real Zaragoza visita un estadio de El Sadar que ya no es tan fiero como lo pintan. En las últimas tres visitas, todas en Segunda División, se ha llevado un empate y dos victorias. La última el curso pasado, con una actuación memorable de Cristian Álvarez, que firmó uno de sus mejores partidos con la camiseta blanquilla. El rival eso sí, está mucho mejor engrasado que en campañas anteriores. Jagoba Arrasate ha sabido encontrar el estilo que tanto buscaba Osasuna en los últimos años y ha armado un equipo efectivo y regular. La estrepitosa derrota en Las Palmas por 4-1 es el único partido que han perdido los navarros en las últimas 11 jornadas.

Víctor Fernández también ha sabido dar con la tecla, seguramente más emocional que deportiva, de su equipo y en sus ocho partidos al frente del equipo solo ha cosechado una derrota. Sin embargo, la falta de puntería de la que adolece el equipo en ataque le ha privado de lograr alguna victoria más que le llevara a estar más cerca del objetivo. Sea como fuere, lo cierto es que ha sido capaz de ganar en escenarios complicados como el Molinón, dar la cara en Las Palmas, vencer a rivales notables como el Oviedo o dominar por completo a un Albacete que puede dar gracias de la falta de gol aragonesa. Por eso, el equipo afronta con plenas garantías el duelo en Pamplona ante Osasuna.

Para esta cita, el técnico podrá contar con Alberto Benito, que la jornada pasada se tuvo que retirar por precaución con algunas molestias, y se espera que el once muestre una continuidad con respecto a lo que llevamos viendo en las últimas semanas.

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información en nuestra política de cookies.
ACEPTAR