El Casademont Zaragoza no encuentra la química

La conexión entre el técnico y la plantilla no acaba de producirse

Aragón Deporte /
icono foto Diego Ocampo, en un entrenamiento de esta pretemporada.

Casademont Zaragoza está viviendo un arranque de temporada complicado. El equipo parece sufrir un problema fundamental: no hay química. La conexión entre el técnico y la plantilla no acaba de producirse y en ese escenario el juego del equipo lo nota. En la pista, eso se traduce por encima de todo en la defensa: el gran talón de aquiles de los rojillos en el comienzo de la competición.

"Hemos jugado un partido pues con mucho mejor nivel defensivo, presionando el balón", explicaba Diego Ocampo tras la derrota ante Gipuzkoa Basket. Pero esa mejoría es insuficiente, y probablemente tardía porque sin defensa no hay robos ni rebote, requisitos indispensables para poder jugar a campo abierto donde, este mismo equipo, puede ser un ciclón. Pero lo cierto es que en el momento actual el rendimiento de los jugadores, a excepción de Hlinason y Rodrigo San Miguel, no es el esperado.