El Casademont Femenino no logra engancharse a la victoria ante un Euskotren superior (74-82)

Las rojillas estuvieron por debajo durante prácticamente todo el partido

Aragón Deporte /
Iglesias da órdenes durante un tiempo muerto. Imagen: Casademont Zaragoza.
icono foto Iglesias da órdenes durante un tiempo muerto. Imagen: Casademont Zaragoza.

No pudo ser. El Casademont Zaragoza no ha podido regalarle a su afición una victoria en el partido en que los suyos volvían a las gradas del Príncipe Felipe, a su templo. En la recta final de liga, y ávidas de alegrías, las rojillas entraron enchufadas al partido. Coulibaly, Wurtz y Parks empezaron avasallando al IDK Gipuzkoa, conocido por razones de patrocinio como Euskotren. Un triple de Parks en el minuto seis puso un sugerente 16-7 en el marcador. Parecía que el partido iba a ser amable, pero fue un espejismo. Las de Iglesias se desplomaron ante el empuje vasco, y el equipo que se jugaba el play off logró ponerse 16-17 antes del final del primer cuarto.

A partir de ahí, todo se hizo cuesta arriba y las rojillas ya no le volvieron a coger el pulso al partido. Lo intentaban, a veces se aproximaban en el marcador, pero sin éxito. Así, el segundo cuarto acabó 36-42, con pulsiones funestas de lo que podía ser un partido que deseaban ganar pero en el que el rival, liderado por una gran Laura García, no lo ponía nada fácil.

En el inicio del tercer cuarto las rojillas, lideradas por una buena Aina Ayuso y la garra de Gatling, empezaron a espabilar e incluso han podido soñar con empatar... pero un parcial de cero a diez enterró prácticamente las opciones de Casademont de meterse en el partido. Al final, desventaja de diez. Quedaba el último cuarto y Wurtz trató de meter de nuevo a su equipo con rasmia y acierto: un triple suyo al inicio de partido puso a su equipo a menos siete. Las vascas comenzaron a titubear a la par que Gatling no dejaba que su equipo desfalleciera. Dos dobles seguidos de la estadounidense y un parcial de siete a dos pudieron el marcador en 62-67 a seis minutos del final; era posible pero había que seguir creyendo. Y así lo hicieron pero las donostiarras no perdonaron: un triple de Laura García hizo mucho daño y fue el preludio de un relativo final cómodo para las visitantes y un 74-82 final.