El Huesca fusiona buen juego y fe para seguir sumando

Gran reacción oscense para empatar un 0-2, con estreno goleador de Sandro

Manu González /
icono foto Sandro celebra el 2-2. Imagen: LaLiga

Esta Sociedad Deportiva Huesca tiene mucha alma. Y si a eso le sumas la pegada, el resultado es un equipo capaz de sobreponerse a un cero a dos en contra y empatarlo. Aún queda lograr la primera victoria pero a nadie se le escapa que ya tiene lo más importante: un gen competitivo que puede darle muchas alegrías en Primera. El correoso Valladolid se llegó a poner cero a dos al inicio de la segunda parte. ¿Misión imposible? Rafa Mir respondió rápido a la pregunta marcando el uno a dos tras el saque de centro. El Huesca logró levantarse y sumar un punto. No llegan las victorias pero los oscenses tienen argumentos para demostrar que preocuparse en exceso sería un error. Los de Míchel siguen sumando (cinco empates en seis partidos).

El Huesca comenzó el partido teniendo todo el dominio de balón mientras el Valladolid esperaba agazapado, sin prisa. Los primeros veinte minutos transcurrieron sin tiros a puerta y sin apenas aproximaciones. Paradójicamente fue el Valladolid el que dispuso de la primera llegada con cierto peligro, una falta lateral directa al corazón del área que Andrés Fernández despejó con algún apuro. El Huesca respondió a los tres minutos con un centro marca de la casa de Ferreiro que Rafa Mir cabeceó demasiado centrado a las manos de Roberto. Los oscenses no lograban conseguir que el Valladolid se estirara, por mucho que intentaban abrir el partido con Ontiveros muy intermitente. El malagueño disparó fuera, sin peligro, pasada la primera media hora: había que probar. Lo que nadie esperaba era el primer golpe: el Valladolid sacó petróleo de su primer córner. Óscar Plano centró para que el central Bruno se deshiciera de Pulido y cabeceara en el área pequeña para batir a Andrés. Minuto 35 y 0-1 ante un rival que estaba demostrando que no le importaba cerrarse.

Todo hacía presagiar un guion muy similar al de antes, con los castellanos parapetados con todo el equipo atrás. Ferreiro encontró otra vez la cabeza de Rafa Mir y esta vez Roberto tuvo que dibujar una de las mejores paradas de la tarde para evitar el empate. A los locales apenas les dio tiempo a lamentarse: el árbitro pitó el descanso. Tocaba salir más incisivos, que jugadores como Borja García, Ontiveros o Mir lograran quebrar la armadura de su cerrado rival. Viendo el contexto de la primera parte pocos esperarían la locura que trajo la segunda: fútbol frenético, de ataque, sin pausa. Y eso que el regreso de vestuarios trajo noticias funestas: Toni Villa se fue con habilidad de Maffeo, entró en el área y al sentir el contacto de Seoane se fue al suelo. Figueroa Vázquez pitó penalti y Waldo lo transformó con maestría. 0-2 y mucho que remar. Fue Mir el que enseñó el camino un minuto después del saque de centro: el delantero se fue de su rival tras un envío de Ontiveros y definió a la perfección con el interior. Su gol le iluminó las ideas a sus compañeros. Nada más sacar de centro Maffeo se lanzó con fe a por el gol: Roberto le sacó la manopla. En la siguiente jugada el guardameta volvió a hacerle un paradón a Siovas, y al rechace marcó un Sandro que acaba de entrar en el campo. Para el recuerdo, que el primer gol que el canario tocó como jugador azulgrana fue el de su primer grito de gol. En seis minutos de locura: tres tantos. 

Quedaba una segunda parte con todo abierto. El Valladolid volvió a intentar enfriar el partido, consciente de que aún podían perder un botín mayor. Míchel agitó el banquillo a un cuarto de hora del final dándole entrada a Sergio Gómez y Galán. Poco a poco los oscenses iban encerrando a los pucelanos, buscando grietas entre su defensa. Siovas mandó un cabezazo al poste en el ochenta (el griego es un baluarte por arriba) y Rafa Mir se volvió a encontrar con la testa al ágil Roberto. El guardameta del Valladolid fue de los mejores de su equipo y dejó sin triunfo a un Huesca que no se da por vencido, que no gana pero convence, que fusiona juego y fe para seguir sumando. 

Ficha técnica:

SD Huesca: Andrés, Maffeo, Siovas, Pulido, Luisinho (Galán 76'), Seoane, Mosquera, Borja García (Sergio Gómez 76'), Ferreiro, Rafa Mir y Ontiveros (Sandro Ramírez 56')

Valladolid CF: Roberto, Nacho, El Yamiq, Bruno, Luis Pérez, Fede San Emeterio (Joaquín 63'), Alcaraz (Kike 63'), Toni Villa (Weissman 74'), Plano, Waldo y Sergi Guardiola (Marcos Sousa 74').

Goles: 0-1 Bruno, 35'; 0-2 Waldo (p.) 51';  1-2 Rafa Mir 52'; 2-2 Sandro 56'

Árbitro: Figueroa Vázquez (Comité Andaluz). Amonestó a Bruno 11', Maffeo 71'