Casademont Zaragoza busca seguir invicto

El conjunto rojillo recibe este sábado a San Pablo Burgos con el objetivo de lograr la tercera victoria de la temporada

Aragón Deporte /
Okoye durante el encuentro ante Bilbao.
icono foto Okoye durante el encuentro ante Bilbao.

Casademont Zaragoza regresa al pabellón Príncipe Felipe para cerrar la semana con la que ha arrancado la Liga Endesa recibiendo a Hereda San Pablo Burgos (sábado, 20.45 horas). El equipo de Jaume Ponsarnau quiere hacerse fuerte como local para sacar una nueva victoria al calor de su ‘marea roja’, ante otro rival al que se midió durante la preparación.

El calendario de a ACB ha deparado a Casademont Zaragoza cuatro primeras jornadas en las que se medirá a cuatro de sus cinco rivales de pretemporada. Tras estrenarse frente a BAXI Manresa el pasado domingo y vencer a Surne Bilbao Basket el jueves, los aragoneses reciben ahora a Hereda San Pablo Burgos, antes de volver a ejercer de anfitrión frente a Valencia Basket la próxima semana. 

Vigente campeón de la Basketball Champions League y la Intercontinental Cup, el cuadro burgalés ha experimentado una profunda renovación con respecto al bloque que tantos éxitos cosechó durante las dos últimas campañas. Una serie de cambios que empiezan desde el banquillo, donde el croata Zan Tabak ha reemplazado a Joan Peñarroya y que continúan en la dirección de juego, donde, a la espera de Alex Renfroe, Aleksej Nikolic ha suplido la salida de Omar Cook, quien no podrá medirse a sus excompañeros debido a la lesión que se produjo precisamente ante los castellanoleoneses en el partido de presentación. En el perímetro, Vitor Benite sigue siendo la principal referencia, y estará acompañado por el trío de nacionales que conforman Xavi Rabaseda, Dani Díez y Marc García, además de por el estonio Kristian Kullamae y el explosivo Tyrus McGee. Por dentro, Dejan Kravic se erige como el jugador más destacado, compartiendo pintura con Maksim Salash y dos debutantes: Stephen Zack y Suleiman Braimoh.

Será un encuentro complicado con un Burgos que pondrá las cosas difíciles a un Casademont Zaragoza que quiere hacerse fuerte en el pabellón Príncipe Felipe. Para ello, los rojillos deberán sobreponerse al cansancio acumulado que conlleva la concentración de estas tres primeras jornadas en una semana y mantener la buena línea de juego y sensaciones que arrojan en este ajetreado debut liguero.