Villanúa recoge sus casa tradicionales en un Cuaderno de Viaje

La obra cuenta con los dibujos de Antonio Maestro Magaz y la historia y documentación recopilada por Pedro Marín, Mariano Terrén, Valentín Bartolomé y Fran Brunet

ARAGÓN CULTURA /
Pulsa para ampliar

“Casas de Villanúa” es el título del libro que acaba de editar el Ayuntamiento de la localidad pirenaica recopilando las casas tradicionales existentes desde el siglo XIX hasta 1950, aproximadamente. La obra es una atractivo cuaderno de viaje en el que recogen 105 edificaciones en dibujo y se explica el origen y la historia de cada una de ellas. Los dibujos son obra del dibujante Antonio Maestro Magaz, Secretario de la Asociación De Vuelta con el Cuaderno, que ha dibujado a mano alzada, “in situ” y con todo tipo de detalle cada una de las casas. Los datos, origen e historia de cada una de las casas están basados en la escasa documentación que se conserva y en la tradición oral y el conocimiento que durante años han ido recabando varios vecinos de la localidad, como Pedro Marín, Mariano Terrén, Valentín Bartolomé y Fran Brunet.

“Es un muestrario de la historia y tradición de Villanúa, realizado gracias a la implicación vecinal, que ayudará a que nuestra historia y nuestros orígenes perduren en el tiempo y que puedan conocer las generaciones más jóvenes y las venideras”, comenta Ana Etxabe, responsable de la Concejalía de Cultura, que ha liderado el intenso trabajo desarrollado, principalmente, durante esta pasada primavera y verano.

Hablar de la “casa” en Aragón no es solo hablar del inmueble. “Según nuestro derecho foral, los usos y costumbres, una Casa equivale a una unidad familiar, que llegaba más lejos del parentesco. Era al mismo tiempo una unidad económica, social y mucho más. Fue la clave del surgimiento de este territorio desde la Edad Media. Es anterior al pueblo, a la villa o la ciudad. Es un lugar de tradición y costumbre, con características propias y diferentes a otros lugares”, señala Pedro Marín, uno de los “alma mater”, en el prólogo del libro.

Él explica que Fran Brunet ya realizó una recopilación de los nombres tradicionales de las Casas de Villanúa hace unos años, “después de un trabajo importante de hablar con los mayores”, apunta. Y ese conocimiento y dedicación lo ha vuelto a poner Brunet en esta obra en la que también han sido vitales los conocimientos e investigaciones realizadas por Mariano Terrén,  y Valentín Bartolomé, “memoria viva de este pueblo”. “Sin todos ellos, además de Antonio Maestro Magaz, vecinos todos de Villanúa, este trabajo hubiera sido imposible”, comenta la concejal Ana Etxabe. “La documentación existente en papel es muy escasa y ellos llevan años recopilando, desinteresadamente y por amor propio, diferentes aspectos de la tradición oral de Villanúa para dejar constancia de ella y que quede para las generaciones venideras”, apunta Etxabe.

“Casas de Villanúa” recopila un total de 105 casas tradicionales, ubicadas en el Casco Antiguo y en la zona denominada como “Arrabal”. Están ordenadas por calles, existe un plano, también dibujado por Antonio Maestro Magaz, y el listado completo de nombres al inicio del libro para poder realizar una fácil localización de las mismas. Las casas más antiguas datan del siglo XIX y la recopilación abarca hasta el año 1950, aproximadamente, por lo que es un completo catálogo patrimonial e histórico de Villanúa. De cada una de ellas se explica su origen y el porqué de su nombre histórico, “que en algunas ocasiones se han conocido gracias a este trabajo, ya que en la actualidad pueden tener o ser denominados con otros nombres distintos”, apunta Ana Etxabe. La concejal explica que “en el libro hemos recopilado las casas que existen en este momento, sabemos que hubo otras, pero como no queda nada de ellas, no se pueden dibujar ni reflejar”.

Los dibujos son “pequeñas obras de arte”, comenta la concejal, realizadas con total fidelidad y todo detalle por Antonio Maestro Magaz, que se encontró con algunas dificultades, como la gran cantidad de casas que son, la mayoría construidas en piedras de mampostería y la estrechez de muchas de las calles. Por ello, “realicé la mayoría de los dibujos a mano alzada e “in situ” y teniendo que engañar al ojo con las perspectivas de las casas, ya que en ocasiones no se podía ver en toda su extensión los edificios”, comenta Antonio. Y a pesar de ello, “creo que el resultado es satisfactorio y a buen seguro aportará a los villanuenses recuerdos de otros tiempos, y al lector en general una buena guía de información para visitar y conocer las calles de esta localidad”, apunta.

El libro, el cuaderno de viaje de las “Casas de Villanúa”, puede adquirirse en el Ayuntamiento, la Biblioteca y la Oficina de Turismo, por 10 euros. “Espero que el repaso de este libro evoque grandes recuerdos e historias, y a los que no conocían estos nombres os muestre un poco más la historia de Villanúa”, comenta Luis Terrén Sanclemente, alcalde de Villanúa. Tanto alcalde como concejal avisan, “esperamos que este sea el primero de muchos libros de tradiciones y que incentive las aportaciones populares y el trabajo conjunto de diferentes generaciones; nada más constructivo para nuestro pueblo y nuestras gentes”.

Fotografías

Guardado en...

Fotografías